Filosofía y Letras, UBA, Universidad — 16/08/2011 14:25

Por un Cefyl democrático y de lucha

Construir un Centro de Estudiantes antiburocrático, abierto, participativo, y de lucha, es lo que nos propusimos las agrupaciones FeL y Norberto Blanco- C.E.D.P. desde hace años. Es por eso que venimos impulsando en conjunto distintos espacios de organización de base del CEFyL, como la Comisión por el Presupuesto desde 2008, Asambleas y otras instancias en pos de democratizar nuestra herramienta gremial y política y que esté al servicio de la lucha.
Este trabajo lo entendemos fundamental para abrir el Centro a todos los Estudiantes, para que sea un espacio en donde todos los compañeros de la facultad tengamos un lugar desde donde organizarnos, discutamos política, y luchemos por nuestras reivindicaciones gremiales y académicas. Es decir, que el Centro no sea ajeno a los estudiantes, que no sea un obstáculo sino una herramienta al servicio de organizarnos para pelear por nuestros derechos.
Al mismo tiempo, entendemos que el Centro de Estudiante debe jugar un rol activo en la sociedad más allá de las paredes de la facultad. Retomando e impulsando históricas luchas por reivindicaciones como becas, comedor y boleto estudiantil, que faciliten el acceso de las mayorías a la facultad, así como coordinando con los trabajadores, entendiendo las complejidades de tal relación y los cambios cualitativos al interior de cada sector: el policlasismo que presenta el movimiento estudiantil, la condición de trabajadores- estudiantes de muchos de nosotros, entre otras cuestiones. El Centro de Estudiantes es la herramienta que tenemos para llevar adelante tales políticas.

QUÉ NOS PROPONEN DURÁN BARBA Y LA JUNTADA
Frente a estas tareas que entendemos debe encarar el CEFyL, la actual conducción La Juntada, si bien son compañeros con quienes nos encontramos en distintos espacios, se nos presentan mas como un obstáculo que como un aporte a la construcción del Centro que necesitamos.
Mientras que nosotros entendemos que el CEFyL debe ser el órgano político de los estudiantes, los compañeros proponen un Centro “con amor”. Nada mas parecido a la campaña macrista de Durán Barba, desideologizada y apolítica, apelando al sentido común y la no confrontación. Esa no confrontación es un problema a la hora de enfrentar a la gestión y el gobierno. Y es lo que llevan los compañeros tanto en su rol como representantes gremiales así como desde el Consejo Directivo. Mientras que desde las Comisiones de Base y la Asamblea, el activismo de Filo propone expulsar a los patovas, no vacilar en la lucha por el Edificio, no aceptar la acreditación ni las leyes privatizadoras del Gobierno Nacional, La Juntada toma un rol de mediador entre el movimiento estudiantil y Trinchero.
Esas políticas ambiguas que la actual Conducción tiene frente a la gestión de la facultad, son producto de sus ambiguas posiciones frente al kirchnerismo. Si bien entendemos que hay muchos comapeñeros que se sienten atraídos por determinadas políticas del gobierno kirchnerista, a quienes no consideramos enemigos, sino compañeros con quienes debemos entablar un fraternal debate, frente al Gobierno Nacional no podemos ser duditativos ni ambiguos, ya que es el gobierno el responsable de la desfinanciación de la educación, de la continuidad de leyes privatistas como la LES menemista, y también fuera de la facultad, manteniendo a la gran parte de la población en situaciones de precarización laboral, indignas condiciones de vivienda, situaciones que solo pueden sostenerse con una brutal represión como sucedió hace días en Jujuy.
La “refundación del CEFyL” que propne La Jutanda no es mas que construir un centro de gestión que mejore los servicios, abierto a la participación pero no para construir política y poder popular, sino para sumar en número con actividades apolíticas. Es decir, estamos a favor de que se abra El Umbral a todos los compañeros, pero para intervenir políticamente desde la cultura y el arte, y no de manera vacía y desideologizada. Estamos a favor de luchar por un Comedor estudiantil –de hecho es lo que venimos haciendo desde Comisiones y Asambleas-, que no es lo mismo que decirle a un Bar que gestiona las migajas de la gestión, Comedor. Porque como dijera el Subcomandante Marcos, “hay quién cree que ciertas cosas dejan de existir no usando el nombre que las nombra”. De lo que se trata es de transformar, no los nombres sino las estructuras, en el camino de democratizar el CEFyL para que esté al servicio de la lucha.

HACIA UN PLENARIO QUE REAGRUPE AL ACTIVISMO DE IZQUIERDA
A partir de la lucha del año pasado, desde la Asamblea del Centro de Estudiantes, en conjunto con una gran cantidad de compañeros y organizaciones, hemos impulsado distintos espacios abiertos a la participación de todos los estudiantes, tomando el ejemplo de la Comisión por el Presupuesto: las comisiones Contra la Mercantilización, Antirrepresiva, así como la Intercomisiones, entre otras. Apostamos a esos espacios porque entendemos que el CEFyL debe ofrecer permanentemente lugares a los cuales los compañeros puedan acercarse, discutir, y activar. Es a través de instancias de democracia directa, que se contruye una Centro de Estudiantes antiburocrático y de lucha.
Todo este importante proceso fue motorizado por un conjunto de compañeros y organizaciones de los que si bien somos parte, nos excede. Tanto las organizaciones nucleadas en El Bloque y La Revuelta, así como los compañeros y agrupaciones con quienes militamos en conjunto desde las Comisiones con líneas de intervención similares, debemos encontrarnos en un Plenario desde donde discutir en conjunto cómo materializar este proceso en las Elecciones del Centro.
Por otra parte, entendemos que la tarea de construir un CEFyL antiburocrático, participativo y combativo, excede el momento de las Elecciones, y sobrepasa a una determinada Conducción. Es por esto que el proceso de elaboración de un programa político común para el CEFyL debe contar en todo su proceso con la colaboración y participacion de todos los estudiantes que entiendan el Centro de Estudiantes desde una misma perspectiva. En este sentido, desde NB-CEDP y FEL convocamos a un primer Plenario Abierto, en donde podamos proyectar en conjunto el CEFyL que llevaremos adelante.

El Kirchnerismo o una nueva pejotización del peronismo
En sus primeros años de gobierno, el kirchnerismo cumplió la tarea histórica que la burguesía necesitaba: ordenar el país, relegitimar sus instituciones, encausar por vías institucionales toda la militancia territorial que enfrentó al alfonsinismo, al menemismo, y que expulsó a De La Rúa, a la juventud que, como Maxi y Darío, luchaba en las calles por vivienda, trabajo y educación. La pejotización incluso de la misma militancia peronista hoy es muestra de ello: los dirigentes que en su momento cortaban rutas y organizaban barrios enteros hoy son funcionarios de escritorio que en el mejor de los casos redistribuyen planes sociales. El peronismo de hoy, lejos de parecerse al de la Resistencia o el de Rodolfo Walsh, más bien es descendiente de sus asesinos, las patotas sicarias aliadas a la Triple A, o los barones del conurbano.
Para cumplir la tarea de reinstitucionalizar el país, el kirchnerismo apeló en primer lugar a la cooptación y el consenso, aprovechando los vientos de cola de una recesión económica, entregando planes, y dando determinadas concesiones que no modificaban en lo esencial las condiciones de vida del pueblo. A ochos años de gobiernos kirchneristas, podemos observar los rasgos fundamentales: leyes educativas que son la continuidad del menemismo, represión para defender la propiedad privada de los empresarios (mas de quince asesinados en movilizaciones populares desde 2003, un caso de gatillo fácil cada 28hs, mas de cien presos políticos, miles de procesados por luchar), la generalización del trabajo precarizado, así como el pago puntual o incluso por adelantado de la deuda externa, de la misma manera que los anteriores gobiernos peronistas y radicales.

LO IMPRESCINDIBLE DE LA INDEPENDENCIA POLÍTICA DEL MOVIMIENTO ESTUDIANTIL
Las medidas tendientes a la privatización que pretende llevar adelante el gobierno kirchnerista deben ser frenadas por los estudiantes organizados a través de las asambleas y el CEFyL. Sin organización estudiantil independiente, estas medidas encontrarían un camino fácil de salvar para ser aplicadas, en detrimento de los sectores más vulnerables del estudiantado, que no pueden acceder por ejemplo a posgrados pagos. Para esto es imprescindible mantener la independencia política del movimiento estudiantil.

PARAFRASEANDO A JAURETCHE, SE SUBEN AL CABALLO CON CÁMPORA Y EVITA, Y SE BAJAN CON LAS PATOTAS DE LA BUROCRACIA, INSFRÁN, MENEM Y CÍA.
Las agrupaciones como La Cámpora y el Movimiento Evita, no solo no cuestionan el carácter de las medidas privatizadoras como la LES, sino que se convierten en el brazo estudiantil de la gestión para que esta las aplique. Para ello intentan deslegitimar espacios de organización del CEFyL como las Asambleas, así como boicotean las medidas que desde el CEFyL los estudiantes llevamos adelante, como por ejemplo la Toma del año pasado, a la que boicoteaban constantemente.
El mural con las figuras de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, pintado por estas agrupaciones en el patio de la facultad “de prepo”, es también un claro ejemplo del proselitismo de estos grupos, así como de su negativa frente a resolver las cuestiones del Centro de Estudiantes en los espacios de organización del mismo.
Los murales existentes en la facultad, lejos de referenciar a dirigentes particulares, representan luchas estudiantiles y de los trabajadores, y han sido discutidos tanto en Asambleas como en Comisiones de Base u otras instancias del CEFyL. Este ha sido un claro acto de provocación por parte de estas agrupaciones: frente a murales como el de los Qom o Mariano Ferreyra, ellos han pintado, sin discutirlo en ninguna instancia del Centro, a los responsables políticos de represiones como aquellas.
En su último material, la agrupación La Cámpora cita al peronista Jauretche, quien sostiene que “los intelectuales argentinos se suben al caballo por izquierda y se bajan por derecha”. Es una cita que ilustra a la perfección a estas agrupaciones: llegaron enarbolando las banderas de los derechos humanos, la lucha contra la Dictadura “Cívico Militar”, y hoy defienden a las patotas que asesinan, las burocracias sindicales que en su momento fueron aliadas de la Triple A, luego fueron menemistas y mañana serán quién que sabe qué, así como buscan impulsar, desde el estudiantado, leyes educativas que son la continuidad de los nefastos noventa.

Los estudiantes no podemos permitir perder la independencia de nuestro órgano gremial y político frente al gobierno. El ejemplo de Chile, en donde la mercantilización del conocimiento fue fruto de la intromisión del mercado en la Educación a través de los distintos gobiernos, así como la lucha de los estudiantes para enfrentar esas políticas privatistas, debe ser un ejemplo a tener en cuenta. La independencia política solo puede sostenerse haciendo política, con firmes y claros planteos, y una organización antiburocrática desde donde se construya esa organización. Las políticas vacías y ambiguas que lleva adelante la actual conducción La Juntada son obstáculo para ello. Los estudiantes que venimos llevando adelante la lucha contra la gestión sin tener como norte sentarnos a negociar ni ser mediadores, debemos construir un CEFyL de conjunto.

Para llevar adelante tal proceso, debemos discutir las diferentes propuestas en un Plenario abierto que reagrupe al activismo de izquierda. Acercate a participar!

Tags:
  • Share this post:
  • Facebook
  • Anónimo

    Con sinceridad, piensan que se puede construir un CEFyL democrático, participativo y antiburocrático con las agrupaciones de El Bloque?

    No hay ningún balance de los años en que esas agrupaciones fueron conducción?

    Creo que están armando un macartismo anti La Juntada que va demasiado lejos…

  • Topo

    Cumpa, no somos ciegos ante las prácticas que se dio El Bloque como conducción en estos últimos años. A nuestro entender, estas prácticas son las mismas que se da La Juntada tanto en el CEFyL como en el CECSO. Es decir, ambas fuerzas fueron hasta ahora devotas acérrimas de un Centro entendido como sinónimo de la Comisión Directiva. Y ambas fuerzas mantienen la lógica de Centro como proveedor de servicios, y quizás LJ vaya más lejos en este sentido en relación con el “comedor” y algunos etcéteras más que se pueden ver en sus afiches.

    Teniendo en cuenta esto, sí vemos como algo fundamental la importancia de definirse claramente, sin ambigüedades, respecto del gobierno nacional. No digo que LJ sea “kirchnerista”, pero claramente sí busca capitalizar políticamente la falta de definición en torno al gobierno nacional, esto lo podés ver claramente en el material que sacaron para las elecciones porteñas (la única definición era “no a Macri”). De esta manera, LJ se presenta como una fuerza de “gestión” con tintes socialdemócratas (una estetica izquierdizante latinoamericanista), pero en los hechos no busca difundir una línea de crítica radical del sistema, crítica que, hecha con sinceridad y hasta las últimas consecuencias, te impele necesariamente a que te posiciones sin ambigüedades en la vereda opuesta a TODO estado burgués, por más diferente que sea a todo lo que hasta ahora habíamos visto en muchos aspectos (es el parteaguas del 2001, sin duda alguna el kirchnerismo no es el menemismo).

    En este respecto, sí coincidimos con El Bloque en lo fundamental de lo que consideramos una política clasista que lleva la crítica a sus última consecuencias, y esto incluso considerando todas las críticas que le hacemos con relación a la no democratización del CEFyL en estos últimos años (recordemos: rasgo compartido con LJ en Filo y Sociales). Es decir: en una coyuntura crítica a nivel nacional, consideramos primordial recuperar el CEFyL para la lucha, lo que implica necesariamente posicionarse frente al gobierno, uno de los ejes programáticos fundamentales de los que componemos este Frente. Vamos con El Bloque porque esta es una coyuntura que requiere de la unidad de la izquierda, todo divisionismo sería un error imperdonable.

    Hoy necesitamos que el CEFyL sea la herramienta política de los estudiantes. Frente a una burguesía políticamente unificada, es necesario que nuestro gremio pueda ubicarse como un actor REALMENTE crítico. Porque el que calla, otorga.

    Salud compa.