Leer Más..." />
Convocatorias, FeL — 20/12/2011 00:47

Mientras preparan el ajuste, recibamos este 2012 con lucha y organización.

 

La clase obrera resiste: el camino al 2001

La rebelión de diciembre de 2001 no puede comprenderse como un producto de la coyuntura inmediata, ni como una consecuencia de la radicalización de las clases medias afectadas en sus ahorros. Estas explicaciones ocultan el largo proceso de lucha de nuestra clase, que desde mediados de los años 90 comenzó a reconstruir sus organizaciones luego de la derrota y el exterminio de la última dictadura.

No podemos hablar del 2001 sin hablar de los piqueteros que enfrentaron la política de ajuste y privatizaciones que puso en la calle a miles de trabajadoras y trabajadores. El interior de nuestro país fue testigo de la capacidad de nuestra clase para organizarse y resistir al estado y al capital. En Cutral Co y General Mosconi, los trabajadores despedidos de la privatizada YPF inauguraron un método de lucha que pronto toda la clase obrera del país retomaría: el corte de ruta. En esta lucha los piqueteros recibirían la solidaridad de otros trabajadores. Y por esta lucha moriría Teresa Rodríguez, asesinada por la policía neuquina en Cutral-Co, en un piquete docente en 1997. Y por esta lucha caería Aníbal Verón en Tartagal, asesinado por la policía salteña en un piquete de desocupados y docentes en el 2000.

En el 2001 las trabajadoras y trabajadores de Argentina dejamos en claro que no íbamos a soportar el peso del ajuste que los capitalistas buscaban imponernos. Así, los saqueos, los cortes de ruta y los cacerolazos se hicieron eco desde cada rincón de la Argentina. Las enormes asambleas barriales de vecinos que discutían los pasos a seguir y confeccionaban los planes de lucha, también hacían temblar el Parlamento.

El 19 de diciembre la represión dejó un saldo de cuatro muertos, y De la Rúa declaró el estado de sitio por cadena nacional. La respuesta del pueblo fue inmediata. Centenares de miles salieron a las calles para exigir que renuncie la Corte Suprema, y “que se vayan todos” una vez más. El 20 de diciembre será recordado como el punto cúlmine de la jornada heroica de nuestra clase contra la represión, los ajustes del FMI y los impuestos. La movilización popular logró echar a De la Rúa de la Casa Rosada luego de dos años y diez días de gobierno. Los cinco presidentes en una semana y la heroica resistencia de los explotados pusieron de manifiesto la capacidad de nuestra clase para organizarse y luchar por lo que es suyo. El 19 y 20 de Diciembre, queda sujeto en la historia como una enseñanza de la enorme fuerza de la clase obrera.

Una década después: ¡Que se vayan todos!

A diez años del Argentinazo, este 19 y 20 de diciembre viene sobrecargado de anuncios del gobierno contra los luchadores.

La Cámara Alta de Senadores dio media sanción al nuevo proyecto kirchnerista de Ley Anti-terrorista, por el que transforma en terrorista cualquier tipo de lucha o reclamo. Al parecer, los más de 4000 procesados por luchar no han sido suficientes para el gobierno popular. La profundización de la política de criminalización de la protesta social, no está para nada aislada. El gobierno está preparando un ajuste que cargará sobre nuestra clase, y necesita intensificar un modelo represivo para imponer a quienes trabajamos más impuestos, tarifas más altas e inflación.

Eran ayer los Kosteki y Santillán quienes caían en el Puente Pueyrredón en manos de la policía de Duhalde, Anibal Fernández, y Solá. Hoy es Mariano Ferreyra quien es asesinado por la burocracia sindical que el gobierno supo tener a su lado como columna vertebral del modelo de “reconstrucción de la burguesía nacional”. Son los compañeros del Indoamericano que fueron asesinados por luchar por vivienda. Los Qom en Formosa, y los ocupantes del Ingenio Ledesma en Jujuy. Son los muertos de Bariloche.

A ellos también recordamos en este inmenso día de lucha, levantamos sus banderas y llamamos a la organización desde las bases en cada lugar de trabajo, en cada barrio y en nuestros lugares de estudio. Porque sólo organizados desde las bases y con una perspectiva clasista y revolucionaria vamos a poder tomar las riendas en la construcción de una nueva sociedad y volver a gritar bien fuerte:

¡QUE SE VAYAN TODOS!

Frente de Estudiantes Libertarios.

Tags:
  • Share this post:
  • Facebook