Leer Más..." />
FeL — 12/03/2012 18:13

En respuesta a la declaración publicada sobre el FeL

Escribimos este comunicado a raíz de una declaración publicada por algunos ex militantes del FeL, quienes difundieron versiones difamatorias sobre nuestro accionar político. Antes de pasar a responder, quisiéramos dejar en claro que consideramos que los compañeros que dirigen a nosotros este comunicado, son compañeros valiosos que seguirán aportando a la construcción del movimiento estudiantil. Pero el considerarlos valiosos militantes, no implica hacer caso omiso de las diferencias políticas y de proyecto que se han ido revelando en los últimos tiempos, diferencias importantes que nos impiden construir en un mismo espacio.

Ante todo debemos señalar que, desde nuestro punto de vista, las declaraciones como la que escribieron estos compañeros no son en absoluto constructivas, ni para nosotros, obviamente, ni para los compañeros que la escribieron, ni para los libertarios y la izquierda en general, por el hecho de que el comunicado, como pasaremos a explicar, abunda en afirmaciones que no pueden ser verificadas por nadie que no haya formado parte activa de la organización, y pareciera abrir el juego a una seguidilla de acusaciones cruzadas estériles.

Estos compañeros nos acusan de haber recurrido a la violencia y a la intimidación como herramientas políticas. Ante la gravedad de esta acusación, nos vemos obligados a desmentir categóricamente el haber incurrido en este tipo de prácticas. Quienes escribieron el comunicado han elegido llevar la discusión a un terreno incomprobable para todo aquel que no haya integrado nuestra organización. De este modo, el único objetivo de dicho comunicado es dañar la imágen de la misma, de las compañeras y los compañeros que militamos en el FeL, sin que ello contribuya en lo más mínimo al debate político de fondo. Creemos que los debates políticos deben darse en otros términos.

En lo que respecta a la Línea Anarco Comunista (LAC), creemos que atribuir los últimos sucesos del FeL a una minoría de compañeros que están organizados también por fuera de nuestra organización, es, como mínimo, una enorme subestimación hacia la mayoría de los compañeros del FeL que no pertenecen a la LAC y han optado por un rumbo político diferente al de los compañeros que hoy nos critican. A nuestro entender, la caracterización que hacen estos compañeros del accionar de la LAC excede la desconfianza esperable -que no suele estar basada sobre hechos o acciones de las mismas- hacia las organizaciones políticas. Los militantes del FeL somos sujetos autónomos, no apéndices de las organizaciones políticas. Entre los compañeros que nos critican en el comunicado hay también varios que pertenecen a organizaciones políticas, y no por ello responsabilizamos a las mismas por el accionar y/o las posiciones de los compañeros que no forman parte de dichas organizaciones. Creemos en cambio que estos compañeros han optado por un rumbo político diferente, y consideramos indistinto si dicha orientación ha sido fomentada por algún compañero de forma individual, o si responde a una iniciativa surgida de una organización política.

Por otro lado, los compañeros que hoy nos critican afirman que nosotros no hemos constituido la tendencia mayoritaria del FeL. La organización y su nombre no son algo material y por ende apropiable. Si los compañeros que escribieron el comunicado fuesen la esencia de la organización, si fuesen la mayoría, alcanzaría con que sigan militando de la misma forma para mostrar en los hechos que nosotros no somos la tendencia mayoritaria. En toda ruptura sucede que todos intentan quedarse con el nombre de la organización. La minoría, tarde o temprano, deja de usar el nombre de la misma ya que la mayoría suele tener mayor inserción y masividad: si la minoría sigue usando el mismo nombre, lo más probable es que los frutos de su militancia terminen en el sector opuesto; por ende, le conviene cambiar de nombre. No creemos que tenga sentido que nos digan que somos minoría y que a la vez decidan dejar de usar el nombre de la organización. Sabemos que no basta con refutar con palabras esta acusación; demostraremos lo infundado de esta acusación en el único terreno en que esto es verificable: la práctica militante cotidiana.

Asimismo, el comunicado dice que no se han dado discusiones políticas y que la ruptura se dio de un día para el otro. Las discusiones se dieron durante meses, en plenarios muy extensos, que llegaron a desgastar profundamente a compañeros, y a entorpecer la militancia cotidiana. Esto es comprobable por cualquiera que visite nuestra página web o lea nuestros volantes: no hemos podido sacar volantes sobre el accidente de Once ni sobre el Proyecto X por ejemplo -temas coyunturales de gran relevancia para cualquier organización revolucionaria- porque nos encontrábamos completamente insumidos por el debate. Decenas de minutas de varias hojas han sido escritas en los últimos meses para discutir las diferencias que había a la interna de la organización. Hoy en día nos encontramos procesando y balanceando dichas discusiones para sacar por la positiva los diferentes aprendizajes que hemos hecho.

En cuanto a la reivindicación de la tendencia anarquista única que hacen los compañeros, quisiéramos repetir las ideas vertidas en nuestro ultimo comunicado, en cuanto que no nos interesa construir una tendencia anarquista, sino una tendencia que construya a partir de la práctica libertaria. Estamos interesados en poder estructurar a simpatizantes que vienen de otras corrientes, evitando toda sobreideologización que pueda desembocar en posiciones sectarias. En este sentido, se nos ha dicho sectarios por no querer organizar a todas las tendencias del anarquismo. Para nosotros, priorizar la unión por la unión misma, en una corriente que no tiene una verdadera cohesión ideológica, mucho menos una cohesión política o programática, no es más que un idealismo (en el que nosotros muchas veces hemos caído). Termina siendo sectario el priorizar y poner por encima la unión de un supuesto movimiento anarquista, que la militancia en conjunto con otras corrientes. No construimos de cara a un supuesto “movimiento anarquista”, que no existe en nuestro país por falta de masividad y cohesión. Nos interesa construir para que la izquierda adquiera masividad, a la vez que buscamos poner sobre la mesa un polo, un proyecto, un norte libertario. Si en esta construcción, “el anarquismo” como simbología, como palabra se vuelve una traba, no tendremos problema en desecharla, entendiendo que los hechos, y no lo que decimos ser, determinan los que somos. Obviamente, parte de las diferencias que aparecían cotidianamente con estos compañeros surgían en la medida en que hemos forzado una unión basada en acuerdos sobreideologizados, basados en la unión de “los anarquistas” en abstracto, y en este punto se ve en concreto una de las diferencias de construcción.

Es precisamente porque nosotros no nos manejamos bajo criterios de confianza personal o individual (como se afirma de nosotros), que consideramos que nadie debe “creernos” automáticamente ni a nosotros, ni a los compañeros que firman el otro comunicado. El tiempo y la práctica militante serán los únicos jueces que podrán determinar la veracidad de las acusaciones lanzadas.

Nos encontramos en la la lucha,
Frente de Estudiantes Libertarios

Tags:
  • Share this post:
  • Facebook
  • http://www.facebook.com/people/Alternativa-Libertaria/100002762899653 Alternativa Libertaria

     Todo nuestro apoyo al FeL de Argentina enviamos unos saludos fraternos a
    todos y todas las militantes de esta organización, puesto que el camino
    es complejo y no excento de este tipo de problemáticas, sin embargo,
    concordamos con los compañeros en esta declaración, además del programa
    en los Centros de Estudiantes. 

    Salud y ARRIBA LOS/AS QUE LUCHAN!!!

    ALTERNATIVA LIBERTARIA CHILE