Boleto educativo: lucha unitaria del movimiento estudiantil

Published on abril 24th, 2012

Los gastos en transporte público representan una parte importante del ingreso de cualquier trabajador, en especial en una coyuntura en que la inflación corre por delante de los aumentos salariales, y los aumentos de tarifas y de impuestos como el ABL agravan aún más la situación. El gobierno porteño ya llevó el boleto de subte a 2,50$, y el gobierno nacional tuvo que demorar los aumentos anunciados, a causa de las 51 muertes que produjo en Once su política de subsidios sin inversión en los trenes.

El último censo de la UBA nos revela que el 47% de los estudiantes vive fuera de la ciudad de Buenos Aires. Y el 57% vive de su salario. El caso de la universidad más grande del país nos muestra que para los estudiantes el transporte es una cuestión clave. Como trabajadores y como estudiantes, debemos unir nuestras fuerzas con nuestros compañeros docentes de AGD-UBA, y con trabajadores del transporte como los compañeros de la línea 60, quienes luchan por un salario digno. Sólo los trabajadores de la educación, del transporte y los estudiantes podremos llevar a buen puerto esta pelea. Trabajadores y estudiantes nos enfrentamos a las patronales y al Estado, porque no nos resignamos a que la ganancia capitalista prime por sobre nuestro bienestar y nuestra felicidad. El boleto educativo nacional, que incluya a docentes, no docente, investigadores y estudiantes, es una oportunidad para dar una lucha unitaria. Este será tan sólo un paso hacia una educación realmente gratuita, que garantice también comedores y materiales para todos los niveles de la educación pública.

Para que esta lucha resuene con fuerza, nuestro planteo tiene que ser unitario, tanto a la interna del movimiento estudiantil, como en la coordinación con otros sectores en lucha. Sólo así lograremos nacionalizar nuestra reivindicación. La coordinación de nueve centros de estudiantes de la UBA a través de la FUBA no deber ser sino el principio de una coordinación más amplia entre secundarios, terciarios y universidades a lo largo del país. Sabemos que esto no se logra de la noche a la mañana, pero a la vez el estudiantazo de 2010 demostró que los estudiantes tenemos las herramientas para golpear con un sólo puño.

La lucha por el boleto educativo nacional borra las fronteras ficticias entre un “adentro” y un “afuera” de los colegios, terciarios y universidades. Los compañeros y las compañeras que hace treinta y seis años levantaban esta bandera, fueron asesinados por la dictadura genocida, porque con su lucha cuestionaban el sistema. Hoy, en una coyuntura diferente, retomamos su bandera.

¡Luchar para estudiar!

¡Estudiar para luchar!

Responder

Escribe tu comentario sobre la nota.