Leer Más..." />
FeL, Formación — 26/05/2012 06:10

Presentación de los cuadernos de formación del FEL

Los primeros dos cuadernos de formación ya están disponibles para bajar e imprimirse. Publicaremos los otros cuadernillos a medida que los editemos. A la brevedad se podrán comprar estos cuadernillos en todas los centros educativos en los que tenemos presencia.

Cuadernos de formación
https://docs.google.com/open?id=0Bz-Tv8qc7y05OFhtZHJIbU9SaTYyYnpWYzVfd0NhQQ

FEL - Cuaderno N°1 - Economía, clase y conciencia de clase
http://www.fel-arg.org/cuadernos-de-formacion/cuaderno-n1-economia-clase-y-conciencia-de-clase/

FEL - Cuaderno N°2 - Materialismo histórico
http://www.fel-arg.org/cuadernos-de-formacion/cuaderno-n2-materialismo-historico/

Introducción a los cuadernillos de formación

“Es cierto que el arma de la crítica no puede sustituir a la crítica de las armas, que el poder material tiene que derrocarse con el poder material, pero también la teoría se convierte en poder material tan pronto como se apodera de las masas”

Karl Marx

Hace ya un tiempo se ha venido planteando la necesidad de hacer de las ideas libertarias un instrumento de masas, un prisma a través del cual se puedan diseñar las estrategias que ayuden al empuje del movimiento popular por alcanzar su emancipación. Hay al menos dos elementos a desarrollar: por un lado, la inserción con propuestas y objetivos concretos y claros en el mundo social, haciéndonos parte de las experiencias directas de lucha; al mismo tiempo que vemos, como necesario y complementario, el desarrollo de un polo libertario capaz de canalizar dicha experiencia, desarrollándola reflexivamente en nombre de la construcción de un referente que oriente la lucha de los explotados y oprimidos. Si bien la idea de repuntar en la inserción social parece algo bastante más claro, el segundo punto, creemos, no lo es tanto.

Los cuadernillos que presentamos no tienen por objetivo reemplazar la práctica militante, sino complementarla y fortalecerla mediante el conocimiento de teoría que nos entregue herramientas para el análisis de la realidad y, por lo tanto, nos prepare de mejor manera para incidir en ella. Entendemos que la formación teórica sin una práctica militante concreta es infértil, pero al mismo tiempo creemos que la práctica militante sin una reflexión y una acumulación político-teórica que la acompañe tiene un límite, y corre el riesgo de encerrarse en lo inmediato, sin poder plasmarse como proyecto político en el largo plazo. En este sentido, hacemos nuestra la frase de Georg Lukács: “La organización es la forma de mediación entre la teoría y la práctica”.

Si la lectura no es acompañada por una práctica militante concreta, ésta no podrá ser asimilada en su totalidad. La lectura sin reflexión y sin la obligatoria puesta en práctica de los elementos adquiridos, no es más que aprendizaje mecánico y, por lo tanto, casi inútil. Contrastando con esto, nuestra tarea de formación debe ser la de militantes revolucionarios prácticos e insertos en la realidad concreta del ámbito estudiantil, para aportar a la construcción de un movimiento estudiantil clasista y combativo que empalme con el movimiento obrero, y otros movimiento populares, de cara a la revolución social futura. Como plantearon los compañeros de Resistencia Libertaria en los ’70, la organización “debe hacer de este conocimiento empírico del proceso revolucionario un conocimiento activo, es decir, debe hacer del análisis de sus experiencias una síntesis, configurando una teoría que vuelva a la acción concreta. Debemos desterrar toda concepción empirista entre nuestros compañeros, ya que la idealización por la cual sólo el contacto con las masas basta para hacer del militante un revolucionario, es básica pero no suficiente. Revolucionario es aquél que utiliza sus experiencias para transformar la realidad que les dio origen, por medio del estudio y la crítica permanente de ellas. Al mismo tiempo habrá que combatir aquellas manifestaciones teorizantes que hacen un culto de la actividad intelectual y de los libros”.

El aprendizaje debe ser significativo, es decir, aprendizaje de herramientas concretas y útiles para la militancia del día a día. Así, si discutimos revolución rusa -por ejemplo -no es para saber más o demostrar nuestra gran erudición. Para ejemplificar, en caso de discutir la revolución rusa nuestra finalidad es distinta: conocer los fundamentos del leninismo, comprender diferentes formas de organización y lucha de la clase trabajadora, saber caracterizar las condiciones de una revolución, reflexionar sobre el rol de los militantes libertarios en el proceso construcción del poder obrero y de ruptura con la sociedad capitalista, etc.

Obviamente, en última instancia la formación debe desarrollarse de acuerdo a la coyuntura actual. De esta manera, tendremos que formarnos para disputar con el oficialismo, así como para debatir con las distintas variantes de izquierda y centroizquierda que estén en nuestros espacios militantes. Por ello, además de la lectura de textos clásicos y no tan clásicos, la militancia requiere de un seguimiento cotidiano de la coyuntura política, cuya discusión debe servir como insumo para la discusión más teórica, y para conocer las políticas y posiciones de las distintas fracciones de la burguesía y de las diferentes corrientes que militan en el seno de nuestra clase en distintos ámbitos.

FEL

  • Share this post:
  • Facebook