Problemas en la carrera de periodismo. Una discusión necesaria como estudiantes

Published on agosto 21st, 2012

Los estudiantes de periodismo nos encontramos con diversas problemáticas. Estas van desde los planes de estudios hasta la manera en que se toman las decisiones en la facultad. Por eso, consideramos importante que todos los estudiantes podamos estar al tanto, debatirlas y avanzar en conjunto para mejorar nuestra carrera.

Reformas a los planes de estudio: ¿quién decide?

El cuatrimestre pasado desde el Centro de Estudiantes se convocó a un foro para debatir nuestro Plan de Estudios. La reforma del mismo es necesaria, pero siempre y cuando los estudiantes estemos al frente de la tarea. Hoy nuestro plan sigue sujeto a las exigencias del mercado y no a las del pueblo, y ciertamente no a las nuestras. Mientras tanto se continúan abriendo segundas cátedras de distintas materias por internas entre quienes gobiernan nuestra facultad.

Hemos escuchado innumerables veces que con el nuevo escenario que abriría la nueva Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, nuestro espectro laboral se modificaría ampliamente, por lo que la reforma del plan tiene que estar en consonancia con ello. Ahora bien, esta nueva ley en ninguno de sus incisos habla del trabajador de prensa, cuestión grave si sabemos que nuestros derechos en el mercado laboral no son respetados. No podemos quedarnos afuera de esta discusión y mucho menos en un contexto en el que muchos periodistas están perdiendo sus trabajos y sufriendo persecuciones en sus espacios de trabajo, tanto en medios públicos como privados.

Por otro lado, la Ley de Educación Superior se sigue aplicando en todas las Universidades públicas del país. Por mucho que se la critique desde el Gobierno Nacional y sectores afines, continúan ejerciéndola mediante la acreditación de diversas carreras (en la UNLP: Psicología, Agronomía, Geología, entre otras) y la política de recursos propios que se traduce en la injerencia del sector privado en la educación pública.

Para democratizar, organización desde los cursos y asambleas

Mientras todo esto sucede, la gestión sigue decidiendo a nuestras espaldas: este año comenzó con una sesión extraordinaria de Consejo Directivo en el que “quienes nos representan” nombraron nuestro edificio según sus propios criterios y sin consulta previa. Después nos ofrecieron, a manera de consuelo, nombrar las aulas por medio de un plebiscito, pero siempre escapando a las instancias de discusión política entre todos los estudiantes de la Facultad. En la misma línea de la falta de democracia y transparencia, sigue siendo un misterio para los estudiantes cómo y en qué se utiliza el presupuesto de Periodismo.

Se acerca una reforma del plan de estudios. Cada vez es más difícil estudiar y nuestras franjas horarios tan disímiles nos dificultan la oportunidad de trabajar. Los concursos docentes no son públicos como deberían y las ayudantías ni siquiera se concursan. Estamos frente a una situación en la que nuestra injerencia es nula, en la que se nos invita a debates una vez que ya está todo decidido. Asimismo, desde que la Agrupación Rodolfo Walsh asumió la conducción del centro no ha convocado a una sola asamblea, evitando los espacios de participación y decisión estudiantiles.

El Centro de Estudiantes, el lugar de organización de los estudiantes, no es sólo de la agrupación que lo preside: es de todos nosotros, por lo que tenemos que estar informados y deberíamos tener poder de decisión dentro de éste y dentro de la Facultad. Las demandas por espacios de debate, por horarios de cursada que le permitan estudiar a aquellos que trabajan, por fotocopias a precios realmente populares, nos corresponden al conjunto de los estudiantes. Así también, deberíamos estar informados de cómo se utiliza el dinero que maneja el Centro.

Sólo mediante la participación de todos los estudiantes vamos a poder hacer frente a aquellos que deciden por nosotros sin tenernos en cuenta. ¿Qué tipo de facultad querés? ¿Qué educación querés tener? ¿Qué profesional querés ser?

¡Organicémonos por una facultad en la que podamos decidir y que esté pensada acorde a nuestras necesidades y las del pueblo! ¡Por una educación pública y de calidad!

Responder

Escribe tu comentario sobre la nota.