La Maza responde a Rectorado: Sobre la toma del Instituto

Published on octubre 14th, 2012

Este breve texto tiene como objetivo responder al comunicado que emitió rectorado hace unos días, planteando su preocupación con respecto a la situación del Instituto tomado, y su rechazo a la medida.

Desde La Maza nos parece importante resaltar el acuerdo general con los reclamos por los cuales toda la comunidad educativa viene discutiendo, tomando posición, y realizando medidas que nos permitan avanzar. Esto es algo que se ha logrado luego de importantes debates en las aulas, en las jornadas institucionales, en asambleas e inclusive en Consejo Directivo. Queremos remarcar esto porque muestra el nivel de unidad al cual nos lleva el problema de la homologación.

El debate real, por el cual hemos decidido responder a rectorado, tiene que ver con la salida concreta que se le puede dar al conflicto. Más allá de los cuatro puntos votados de manera democrática y refrendados institucionalmente (No a la homologación, sí a la validez, respeto por la autonomía del Joaquín, garantía de la estabilidad docente), en este momento padecemos el problema real de no tener asegurada la validez nacional de las cohortes 2012 y 2013, y de estar llegando a fin de año y no tener una garantía de que no van a homologarnos en vacaciones (como ha sucedido en otros terciarios como el Alicia Moreau de Justo hace pocos años).

La toma es una medida que permite hacer más fuerte nuestro reclamo, para que las autoridades del INFOD y Nación deban responder y hacer efectivos nuestros pedidos. Hasta tal punto es así, que el jueves pasado en Pizurno sólo recibieron nuestra carta de pedido de reunión, cuando nos preguntaron si estábamos tomando el Instituto. Desde ya que como cualquier medida de fuerza (corte, paro, movilización, etc.), tiene pros y contras. Ninguna medida puede garantizar que todo siga en la normalidad. Quienes masivamente votaron y ratificaron la toma en ambos turnos son conscientes de esto, y lo han hecho asumiendo una gran responsabilidad. De allí que también tenemos una gran preocupación, no sólo por volver a clases, sino principalmente por garantizar que se cumplan los reclamos de todo el Instituto. De lo contrario, si nos homologan ya no podremos quejarnos por haber perdido una clase (ya que la toma lleva poco más de una semana efectiva de cursada), sino de haber dejado que avancen nuevamente sobre nuestros planes y por ende sobre las condiciones de cursada de miles de estudiantes y las condiciones de trabajo de cientos de docentes.

Creemos que la posición de rectorado tiene un contenido confuso. Plantea su rechazo a la medida (lo cual es válido), pero no plantea ninguna alternativa más que volver a la normalidad. Al mismo tiempo, marca muchos de los problemas que trae la toma, pero sin decir que desde la toma misma se pidió a los rectores que vengan para garantizar ciertas cuestiones legales básicas, así como a los administrativos que vengan para mantener una guardia (que emita certificados de estudio, entrega de títulos, y demás cuestiones centrales), y fue rectorado quien les dijo que se retiren. Y al mismo tiempo consideramos que carece de sentido la crítica por el funcionamiento de los ascensores, cuando a lo largo de todo el año estos se cayeron en múltiples ocasiones, y rectorado hizo oídos sordos a los reclamos de regularizar las condiciones de los mismos. La estrategia está marcada: plantear nuestro reclamo a las autoridades y masificar el proceso en la comunidad educativa. La discusión que tenemos es de táctica. Qué hacemos en la situación actual. Si rectorado considera que la toma no es la táctica adecuada, ¿cuál debería ser? Si se nos plantea ser irresponsables por tomar (cuestión que no compartimos), nos parece igualmente irresponsable plantear levantar la toma sin dar ninguna propuesta superadora de la medida. Las asambleas fueron siempre convocadas y abiertas, y ninguna autoridad de rectorado vino a plantear su posición. El rector Velazco sabe bien que siempre lo hemos escuchado y respetado, más allá de las diferencias que tengamos. Ahora bien, por qué razón no vienen, y siguen reproduciendo esa separación política entre las autoridades del Instituto y el resto de la comunidad educativa. Si la propuesta es sólo “volver a la normalidad” nos parece una falsa salida. Justamente eso lleva al inmovilismo, y lo peor que podemos hacer es quedarnos quietos con tan poco tiempo para frenar la homologación.

La medida de la toma se planteó para presionar a las autoridades, y para masificar el reclamo (justamente la estrategia que todos compartimos). La propuesta es que este martes podamos movilizarnos todos a las 11 am a Pizurno y conseguir una reunión con autoridades competentes del Ministerio de Educación de Nación, donde nos aseguren la validez nacional de las cohortes 2012 y 2013 y la garantía de que no van a homologarnos en vacaciones, pateando la discusión para el año que viene. Esperamos que el rectorado sea consecuente con su palabra (no como en otras ocasiones) y participe de esas medidas paralelas y que no afectan negativamente al interior del Joaquín. Y más todavía, esperamos poder solucionar este conflicto, y poder garantizar la defensa de un Joaquín V. González realmente público y de calidad.

La Maza

FeL + La Martedí + Independientes

Responder

Escribe tu comentario sobre la nota.