Triunfo estudiantil: Se derogaron las PPS

Published on marzo 20th, 2013

El día 19 de Marzo es un día histórico para nuestra Facultad. Coronando más de tres años de luchas estudiantiles, iniciadas con el plebiscito masivo y la toma del decanato, se derogó la resolución 4410/09, aquella que incluía automáticamente las Prácticas Profesionales Supervisadas (PPS) en cualquier plan que se aprobase en el Consejo Directivo.

Con alegría iniciamos una serie de volantes en los que no tendremos que explicar qué eran las PPS. Baste decir que con este triunfo, los estudiantes nos sacamos de encima una exigencia inútil para recibirnos, una forma de precarización laboral y una de las causas que frenaban la elaboración de planes de estudio serios y democráticos para nuestras carreras.

Con la resolución aprobada el martes 19, se establece que los requisitos de práctica profesional de la CoNEAU quedan comprendidos en los Trabajos Profesionales y las Tesis de Grado de las carreras de Ingeniería, siendo responsabilidad de la Comisión Curricular de cada carrera su reglamentación.

El rol de las agrupaciones

Quien haya leído otros textos del FeL sabe que no nos interesa el descrédito gratuito de otras agrupaciones, a quienes consideramos compañeras. Sin embargo, en este proceso nos pareció patente por parte de algunas la reincidencia en errores que diezman al movimiento estudiantil y sus esfuerzos. Llamamos a la autocrítica.

Pese a que ahora asuma una línea triunfalista, intentando atribuir a sus consejeros un triunfo que es de todos los estudiantes, cuando semanas antes el consejo trató el nuevo plan de Análisis de Sistemas, el MLI insistía en su aprobación sin importar si este finalmente fuera a incluir las PPS. Esta posición ponía en riesgo la oportunidad invaluable que se presentaba de sacarnos de encima a las Prácticas. Fuimos las agrupaciones que integramos la Lista 7 de Septiembre las que desde arranque quisimos postergar cualquier discusión de plan, mientras se sostuviera el requisito de las PPS, corporizado por la resolución 4410. Así el plan de Sistemas pasó a un segundo plano y se encaminó este triunfo del movimiento estudiantil, fruto de años de lucha y discusión, y no de un par de semanas de debate en el consejo.

Mención aparte merecen las tristes intervenciones de El Puño, que con consignas del estilo “No alcanza con derogar las PPS” o “Pacto acreditador con el decano” desconocen las luchas de las que ellos también participaron, se aíslan en posturas de declamación ultraizquierdista y, en suma, patean en contra de los estudiantes.

¿Y ahora qué?

Después de varios años a la defensiva, se logró recuperar terreno frente a las autoridades de la Facultad. Con la 4410 derogada desaparece una de las principales razones para oponernos sistemáticamente a toda renovación de los planes de estudio. Pero la CoNEAU sigue ahí y es probable que las autoridades retomen su política de aprobar como sea planes pobres y sin discusión previa. Nuestra respuesta ya no puede limitarse a aferrarnos acríticamente a los planes y el modelo de enseñanza vigentes, cuyas falencias sufrimos todos los días. Tiene que ser la de asumir un rol protagónico en la recuperación de la calidad educativa de la Facultad, impulsando la elaboración democrática de planes que tengan como objetivos la mejora de las carreras y del nivel académico, la formación de ingenieros que sirvan a la sociedad y no al mercado o al gobierno de turno.

El campo de disputa se extendió del Consejo Directivo para incluir también a las Comisiones Curriculares. Como siempre, los esfuerzos individuales no servirán de nada si no están respaldados por un estudiantado informado y organizado.