Defendamos la autonomía del Joaquín

Published on abril 14th, 2013

En los últimos días hemos tenido acceso al Reglamento Orgánico Marco (de ahora en adelante ROM), el modelo que pretenden imponernos para la reforma de nuestro Reglamento Orgánico. En este puede verse cómo es fuertemente atacada nuestra autonomía. La imposición del ROM va de la mano de la homologación, siendo el marco jurídico para la aplicación de esta.

La autonomía con la que cuenta el Joaquín, aprobada por un decreto ministerial de 1994, es una traba legal para la imposición de la homologación -algo que los dos gobiernos buscan-. Amparándose en su autonomía, si el Consejo Directivo del Joaquín no vota a favor las reformas, éstas no pueden aplicarse. De allí que, la extorsión que usan las autoridades gubernamentales es la quita de la validez nacional. Podemos no reformar, porque nuestra autonomía es tan legal como la Ley Nacional de Educación misma. Pero, ellos usan el quite de la validez para presionarnos a entrar en el terreno de las reformas. Por eso buscan no sólo reformar los planes sino también, el Reglamento Orgánico. Entre algunos de los cambios más preocupantes que pretenden imponernos con el nuevo Reglamento Orgánico Marco podemos mencionar:

1) Pérdida de la autonomía.

Nuestro reglamento orgánico actual establece en su Artículo 1 que:
El Instituto Nacional Superior del Profesorado “Dr. Joaquín V. González” es autónomo: fija su política educativa; establece sus programas de estudio; determina el ingreso de los estudiantes y del personal docente y administrativo; diseña, aprueba e implementa carreras de grado (…) establece los mecanismos de evaluación interna del nivel académico; expide títulos de grado y Postgrado, así como certificado de estudio con validez en todo el ámbito de la Nación Argentina…”.

Con la implementación del ROM esto desaparece y en su lugar el Artículo 1 diría:
“El Instituto Superior de Formación Docente es una institución educativa de gestión estatal (…) que desarrolla sus actividades en diversas áreas disciplinarias y/o tecnológicas con autonomía dentro de los lineamientos y normativas de la política educativa jurisdiccional”. La eliminación de cuajo de este artículo muestra a las claras la intención de quitarnos completamente la autonomía del JVG.

2) Se pretende reformar el cogobierno, transformando al CD en un organismo consultivo y quitando la paridad docente estudiantil.

Actualmente el Consejo Directivo es el máximo órgano de decisión del Joaquín, a tal punto que en el Art. 14 de nuestro reglamento dice que las resoluciones que toma el Rectorado “en ningún caso podrán contrariar las Resoluciones del Consejo Directivo”. Esto cambia si se implementa el ROM ya que en su Art. 8 pone al Rectorado como la máxima autoridad y en reiteradas ocasiones se nombra al CD como un organismo más de tipo consultivo que sólo emite opinión.

A su vez se quiere cambiar la composición del Consejo. Actualmente el Consejo Directivo está compuesto por 7 docentes, 7 estudiantes, 2 graduados y 2 administrativos, como figura en el Art. 5 de nuestro Reglamento Orgánico. Con la reforma se plantea una representación docente de entre un 45% y un 51%, estudiantil de entre un 39% y un 45%, graduados entre un 5% y un 7%, y personal docente en tareas de apoyo entre un 3% y un 5%, como figura en el Artículo 21 del ROM. Esto abre con fuerza la posibilidad a que nos quiten la paridad docente estudiantil.

A su vez, en el Artículo 28 del ROM se plantea que cualquier cuestión aprobada debe realizarse prácticamente con mayoría docente: “Para… adoptar resoluciones deberá contar con el voto de la mitad más uno de los integrantes presentes, requiriendose que el número de representantes… Docentes no sea inferior al número de representantes… Alumnos“. Mostrando el claro interés de que los estudiantes no tengamos ningún tipo de incidencia en nuestra educación llegando al punto de hacer un artículo tan antidemocrático como este.

3) Otras problemáticas que trae el ROM.

- Se saca a las Juntas Departamentales la potestad de organizar los concursos y seleccionar sus propios docentes.
- Permite que tengamos un Rector que no sea de nuestra Institución, tal como se afirma en el artículo 8 “Rector, requisitos y condiciones” del ROM.

La autonomía del nivel superior en Argentina es una conquista histórica del movimiento estudiantil. En 1918 los estudiantes cordobeses, mediante un gran proceso de lucha, consiguieron imponer el cogobierno docente-estudiantil y su derecho a la autonomía, quitándole de las manos a los clérigos católicos y frenando cualquier injerencia del gobierno de turno para determinar planes curriculares. A esto se sumó la selección del personal docente y demás cuestiones pertinentes a la planificación educativa al interior de las casas de estudio. Desde aquella gesta histórica hasta el día de hoy, distintos gobiernos han pretendido avanzar en un proceso de contrarreforma que limite la autonomía y el cogobierno, y hasta el día de hoy no han podido terminar su trabajo. Por eso es fundamental mirar el asunto no como si la autonomía fuera un capricho, sino como un derecho conquistado a lo largo de la historia de nuestro pueblo.

La búsqueda de aplicación del ROM y el proceso de homologación son un nuevo ataque a las conquistas del estudiantado. La búsqueda de destrucción de la autonomía que impulsa el Gobierno Nacional y el de Ciudad pretende conseguir la legalidad necesaria para aplicar los planes de estudio a su parecer. De esta manera, este o cualquier gobierno podría determinar qué es lo que se va a enseñar y lo que no, ya que; sin autonomía y sin un consejo directivo resolutivo, los planes pueden ser reformados por arriba y sin la comunidad educativa. Esto es un ataque contra la participación democrática de los estudiantes y docentes en el rumbo que tome el sistema educativo. Por eso, la discusión que nos debemos como Joaquín es cómo defender esta autonomía, manteniendo a la vez la validez nacional. Deberíamos juntar la fuerza suficiente para mostrar que no estamos dispuestos a entregar nuestra autonomía, como lo han hecho en Facultades -como Exactas en la UBA-, donde a pesar de las amenazas, pudieron rechazar las reformas y mantener su validez y autonomía. Una tarea de tal magnitud debe encontrarnos fuertes para poder defender la autonomía de nuestra institución, para desde allí poder plantear realmente qué planes queremos y podemos construir colectivamente.

No a la reforma de nuestro Reglamento Orgánico. Sí a la Autonomía.
¡Ni un paso atrás!

La Maza

FeL + La Martedí + Independientes