¿Qué pasó en el Borda?

Published on mayo 3rd, 2013

130426ate-borda-represion600

¿Qué pasó en el Borda?
El pasado viernes 26 de abril, 200 efectivos de la Policía Metropolitana reprimieron violentamente a pacientes, trabajadores, manifestantes, periodistas y hasta funcionarios públicos que se encontraban en el Hospital Borda, dejando 36 heridos. La policía estaba allí por orden del Gobierno de la Ciudad para garantizar que se llevara a cabo la demolición de un Taller Protegido. En este taller, los pacientes realizaban trabajos de carpintería y herrería, fabricando camas, sillas y otros muebles que se distribuían entre 33 hospitales de la ciudad. Mediante esta actividad formaban vínculos cooperativos, fortalecían sus capacidades remanentes y adquirían nuevas, en el marco del trabajo productivo. La demolición del taller se realizó de manera ilegal ya que violaba una cautelar emitida por la justicia que prohibía la demolición del taller, además de que no contaban con la orden judicial obligatoria para realizarla.

¿Por qué esta demolición? El proyecto urbanístico del PRO
La razón por la que el Gobierno de la Ciudad ordenó demoler el taller es porque está interesado en despejar el terreno que el taller ocupaba, para construir el tan mencionado Centro Cívico, que es básicamente un edificio de oficinas gubernamentales. Ahora bien, por alguna extraña razón decidieron emplazar este edificio en el medio de un hospital psiquiátrico y no están dispuestos a realizarlo en ninguna otra parte. A primera vista esto resulta desconcertante, pero cobra sentido cuando uno le agrega el siguiente dato: el PRO tiene un megaproyecto urbanístico que incluye lo que llaman la “revalorización” de la zona de Barracas, y que en concreto consiste en lograr que aumente el valor del metro cuadrado de terreno en ese barrio, en beneficio de las empresas constructoras, de los especuladores inmobiliarios, y demás amigos del gobierno.

El desmantelamiento del Borda
En el marco de este proyecto inmobiliario, el Gobierno de la Ciudad estuvo profundizando el vaciamiento del Borda de todas las maneras posibles: Durante el 2012 se dieron altas masivas a los pacientes del Borda, sin un adecuado diagnóstico del caso y sin informar a dónde los llevaban. Aquellos que pudieron ser localizados se encontraban en hospitales privados, donde el trato es lamentable y se encuentran separados de sus amigos, sin contacto con la naturaleza y con visitas restringidas. Además, la falta de presupuesto deteriora profundamente las condiciones del servicio. Por ejemplo, el pasado viernes la sala médica del hospital no tenía gasas para cubrir las heridas provocadas por las balas de goma, y el año pasado sufrió la falta de gas durante meses. En cuanto a la demolición de servicios, recordemos que a principios del año pasado el Gobierno de la Ciudad ya había demolido el taller de Pan del Borda con el mismo procedimiento que ahora: sin aviso y sin orden de desalojo. Simplemente un día los trabajadores y los pacientes amanecen y encuentran su taller hecho escombros.

Como futuros trabajadores de la salud, debemos defender nuestros lugares de trabajo y exigir las herramientas necesarias para proveer una atención al servicio de las necesidades del pueblo. Además debemos exigir que se respeten los derechos humanos y que el gobierno deje de priorizar los negocios privados por sobre el bienestar social.
Y nos corresponde solidarizanos con los pacientes que sufren, además de su padecimiento, la angustia de ver caer a pedazos el lugar que los contiene y el haber vivido escenas de violencia que perturban gravemente su salud mental.

No a la represión de los que luchan por sus derechos
No al desmantelamiento de la Salud Pública
No al Centro Cívico en el Borda

Frente de Estudiantes Libertarios