LA MALA YUNTA: MARIÁTEGUI, CAMPAGNO Y TRINCHERO AL ATAQUE

Published on mayo 29th, 2013

El sector antidemocrático de la carrera, -el que desconoció la asamblea interclaustros y el plebiscito democratizador- se basa en la unión de La Mariátegui (mayoría estudiantil en Junta, 2 representantes), Haciendo Historia (minoría de graduados, 1 representante) y el claustro de Profesores, que normalmente tiene 4 representantes. Pero este claustro entró en una crisis política, ya que un sector de Profesores no se prestaron a las maniobras antidemocráticas, y tres representantes (Astarita, Devoto y Fabián Campagne, a no confundir con Marcelo) renunciaron, quedándose sin suplentes los Profesores. Además, como Marcelo Campagno pasó a ser Director de Departamento, perdió su voto como representante de Profesores, y por eso este claustro pasó a tener sólo 2 votos en la Junta, a causa de la falta de los suplentes que renunciaron.

Ante esta crisis del bloque antidemocrático, la gestión de Trinchero decidió sacarles las papas del fuego. Por medio de una medida extraordinaria, el mismo decano nombró ad referendum a Fabio Nigra como representante de Profesores. De esta manera, el bloque antidemocrático vuelve a tener quorum propio. Así, queda en evidencia el alineamiento de este sector con la gestión de Trinchero, la misma que eliminó las becas de apuntes y quiere construir un edificio para posgrados sin contemplar las cursadas de grado.

Con esta maniobra, tanto el trincherismo como el bloque antidemocrático salen ganando. La Mariátegui y sus aliados quieren garantizar calma y tranquilidad en la carrera, en un año en que el trincherismo necesita un clima político sin sobresaltos para garantizar su continuidad política con la sucesora de Trinchero, Morgade. A cambio de este favor, Trinchero está dispuesto a colaborar con el afianzamiento de la nueva camarilla de La Mariátegui, Campagno y afines.

Al garantizar el buen funcionamiento de la Junta normalizadora, Trinchero pretende evitar que Historia se mantenga como ejemplo de lucha en Filosofía y Letras. Por medio de un cordón sanitario -garantizado por La Mariátegui y compañía- el trincherismo quiere evitar un efecto contagio a otras carreras. Los antiguos paladines de la democratización y de la asamblea, archienemigos de Trinchero (¿se acuerdan de las estampitas de San Huguito Decano?), hoy se instalan como una nueva camarilla en Historia con ayuda del mismísimo decano, y contra la asamblea interclaustros.

No es una ironía de la Historia, sino una miseria de la política de una agrupación que supo llevar adelante una política gremial respetable, jugando de oposición hasta el momento en que se le presentó la oportunidad de afianzarse en espacios de poder que hasta el momento miraba desde afuera, con la ñata contra el vidrio. Hoy se les dio la oportunidad de acomodarse.

La decadencia de los Modernos (la vieja elite radical de Profesores) abrió un panorama que podía presagiar cambios importantes. Pero ante la posibilidad de abrir el juego, La Mariátegui y Haciendo Historia prefirieron negociar a espaldas del estudiantado un arreglo que los dejara dentro de una nueva camarilla. Esto lo hicieron por puro faccionalismo, espantados ante el miedo de que la apertura del juego los dejara de lado. Apuestan a cerrar el proceso y constituirse en parte del nuevo estamento antidemocrático. Años de retórica asambleísta y horizontal tirados a la basura por un volantazo oportunista. Ante esta cretinada no debemos quedarnos pasivos. El rol del estudiantado es marcar su repudio a todos los accionares negativos y facciosos que quiera imponer esta nueva camarilla, apuntando todos sus cañones a detener el monstruo antes que termine de nacer.

¡NO a la elección antidemocrática del faraón Campagno!
¡NO a la mala yunta: Mariátegui-Campagno-Trinchero!