Charla de Rolando Astarita 28/7 - desgrabación

Published on octubre 12th, 2013

Ofrecemos la desgrabación de la charla que organizamos con Rolando Astarita el 28/7. Aclaramos que el compañero no pudo revisar nuestra transcripción por falta de tiempo, pero de todos modos accedió a que se publicara.

—————————————

Muchas gracias por venir a escucharme aquí. Yo primero voy a hacer algunas reflexiones de método, de perspectiva más general.

Tenemos que tratar de que no nos coma la coyuntura, es decir, separarnos un poco y ver la cosa un poco más a largo plazo. Entonces, primero una cuestión de enfoque general. Lo que quisiera empezar señalando es que el eje de la crítica nuestra -de los marxistas- al tema económico no es de coyuntura. El eje de nuestra crítica es la teoría de la plusvalía. Digo esto porque a veces se olvida. Yo a veces escucho hablar a gente de la izquierda en la televisión y, como decía Lenin, razonan como estadistas. Incluso hablan “nuestro petróleo”. ¿Nuestro?, no sé por qué es nuestro. O que tal programa económico para la inflación es mejor que otro, o cosas por el estilo. Y en realidad nuestro eje no es ese. El primer eje, después vamos a ver otras cuestiones, pero el primer eje es que nosotros criticamos a este sistema capitalista, esta civilización burguesa porque se basa en la explotación de los seres humanos, en la explotación del hombre por el hombre. Es decir, al margen de quién sea el explotador, si es argentino, si es chileno, si es norteamericano, si es de tal o cual fracción, el primer eje es este. ¿Y por qué quería señalar con fuerza esto? Porque la condición para que un sistema capitalista funcione bien es que garantice las condiciones de explotación. Es decir, el capitalismo funciona bien cuando produce plusvalía y acumula plusvalía. Y esto sucede cuando se garantiza que haya explotación del trabajo. Y cuando se dan las condiciones para continuar la explotación. ¿Cuál es la importancia de esto? Que hace a dos o tres problemas que me parecen centrales. Uno de ellos es que no se puede estar de los dos lados del mostrador. No hay marxistas ministros de gobiernos capitalistas. Si sos ministro de un gobierno capitalista estás del otro lado de mostrador. Porque la función del estado capitalista es garantizar las condición de explotación de los capitalistas y del sistema capitalista, si no es imposible.

La segunda es que nosotros mantenemos la crítica al sistema capitalista así haya ascenso económico, haya situaciones de más bien estancamiento o haya situaciones de crisis. Marx alguna vez decía: no criticamos al sistema esclavista porque no alimenta bien a los esclavos, sino que lo criticamos porque es un sistema de explotación. Nosotros criticamos al capitalismo en general, al margen de que esté creciendo, que esté estancado o que esté en crisis. Esto me parece importante. Después voy a volver porque de aquí se derivan algunas cuestiones tácticas y políticas, me parece, importantes.

El segundo tema que quería charlar un poco con ustedes, vinculado a lo anterior, es que hay que tener, y esto es muy importante para la izquierda -esto me ha costado muchas discusiones en la izquierda-, una perspectiva correcta del largo plazo. Y en ese sentido hay una idea de la izquierda muy difundida, que es la idea que el sistema capitalista en algún momento empieza a estancarse o a derrumbarse, o que entra en una crisis sin salida, o que el sistema ya no puede dar ninguna concesión ni absolutamente nada porque se está descomponiendo. A veces se abusa del término descomposición del capitalismo, estancamiento crónico, crisis crónica, crisis sin salida, es toda una terminología muy usada. Y yo discutí bastante este tema en el año 2001-2002, o en la década de los ‘90, o en la década de los ‘80, porque el diagnóstico de gran parte de la izq era que la crisis del 2001 y era sin salida. que el sistema estaba agotado, que solamente podía reproducir descomposición y caída, y desde mitad del 2002 hubo una recuperación del sistema capitalista. El argentino y el de Latinoamérica también, en Latinoamérica del 2003 al 2010-2012 hubo claramente un crecimiento. Después vamos a discutir si ha sido un verdadero desarrollo o no, pero hubo crecimiento. ¿Por qué me parece esto importante? Porque si el eje está puesto en decir que hay estancamiento crónico, que no hay salida, que la crisis es terminal, cuando viene la recuperación económica nos quedamos sin argumentos. Desde el 2002 al 2012 el PBI creció el 100% en Argentina. La desocupación, que había llegado al 23% bajó al 7,5%. Ahora está en el 8%. La pobreza, que estuvo en el 57% bajó (no lo que dice el INDEC, que es una pavada, no tiene sentido), pero bajó al 25%, es decir, hubo una mejora. ¿Por qué es importante esto? Porque políticamente es lo que explica que el capital también tiene capacidad de maniobra. Esta conciencia de que el capital tiene posibilidades de recuperación y que la economía se mueve por ciclos de ascenso, crisis y caída, pero que toda la economía capitalista tiene estos ciclos, es fundamental para poder entender las coyunturas. Porque si no, o estamos en la crisis crónica permanente, o si no después muchos de los que decían eso terminan siendo kirchneristas: como habían dicho “la crisis es sin salida”, cuando después hay recuperación y no lo pueden explicar, terminan atribuyendo esto a una inteligencia superior, a una política extraordinaria del kirchnerismo o cosas por el estilo. Entonces esta es otra cuestión previa a ir a la coyuntura que hay que tratar de entender.

Vinculado a esto hay en el sistema capitalista, en general, hay fases de ascenso claro, crecimiento, hay fases de crisis y depresión (2001-2002 fue una depresión económica) y hay períodos que son más intermedios, es decir, ni es de crisis abierta ni es de gran crecimiento. Yo pienso que en los últimos 5 años, 4 años y medio, argentina se ha ido deslizando a una etapa de este tipo. De bajo crecimiento sin caer todavía en una crisis abierta, pero donde ya los índices macroeconómicos, ni la situación de ocupación, ninguno de los índices están mejorando notablemente. Es decir, desgaste progresivo, pero crecimiento lento. Después vuelvo un poco sobre eso.

Tercera cuestión que me parece muy importante señalar, acerca del movimiento cíclico del capitalismo que recorre todos los países. No hay países, no hay historia del capitalismo sin ciclos, es decir, toda la historia económica del sistema capitalista son ciclos económicos. Después hay que discutirlo, porque los países dependientes son distintos a los adelantados, es decir, tienen sus características particulares, pero el ciclo es una características permanente. Estos ciclos responden a una cierta lógica o mecánica del capitalismo, están un poco por encima de la acción de los seres humanos, de los gobiernos, de la voluntad de los gobiernos, responde a, insisto, a una mecánica que es propia del capitalismo. ¿Como se sale de las crisis en el capitalismo? Una crisis, escencialmente, en el sistema capitalista, es una crisis de tasa de ganancia, de tasa de rentabilidad. El capital deja de invertir básicamente porque no ve seguras las ganancias o porque han bajado las ganancias. Esta es la situación que se dio entre 1999 y 2002. ¿Cómo sale el capital de la crisis del 2002? Básicamente bajando salarios. El salario bajó un 40% desde diciembre del 2001 hasta octubre del 2002 cuando empieza a haber una lentísima recuperación. En términos de dólares, el salario bajó de un índice 100 a 35. Digo esto para los que hablan de que hubo una salida “progresista” de la crisis. Y entonces al abaratarse tanto la mano de obra, al reducirse el déficit fiscal -porque los salarios de los empleados estatales se hundieron también- y en base a que había mucha capacidad ociosa (esto significa que las empresas tenían mucha capacidad libre para producir), y en base a que en los ‘90 se habían modernizado muchos equipos productivos (esto después lo charlamos pero en los ‘90 hubo modernización de los equipos productivos), nosotros tenemos que desde los mediados del 2002 en adelante hay un fuerte crecimiento económico. Basado, insisto, en un aumento de la explotación y en un aumento de lo que llamamos los marxistas la tasa de plusvalía, la tasa de plusvalía es lo que se queda el capital, la relación entre lo que se queda el capital y lo que va a los trabajadores. Observen ustedes -esto es muy importante para discutir con planteos reformistas-, que el salario empezó a recuperarse después de que la economía había empezado a recuperarse. O sea, el crecimiento económico no fue arrastrado por una suba de salarios. No es que dijeron “vamos a mejorar los salarios porque vamos a generar demanda y de esta manera el tirón de la demanda genera aumento de la inversión”, etc., etc., que es el cuento que se cuenta muchas veces. Sino que mejoró primero la rentabilidad del capital, empezaron a aumentar la producción industrial, sobre todo en sustitución de importaciones (bienes que antes se importaban, ahora con el dólar alto, con el tipo de cambio depreciado no podían entrar esos bienes) y empezaron a mejorar las exportaciones. Y con esto lentamente entramos en una fase, ascendente ahora, del ciclo capitalista. ¿Por qué es también importante entender que esto responde a una lógica del capital? Porque muchos de los que estuvieron en estas políticas continuaron luego en el 2003, 2004, 2005. Es decir, no es que hubo una ruptura. Muchos de los que aplicaron medidas en los ‘90 de privatizaciones, de apertura de los mercados, de caída de la protección laboral, de debilitamiento de los sindicatos, son los que hoy están en el gobierno. Del equipo del kirchnersimo, hubo gente muy importante que participó en la privatización de YPF, en la privatización del banco de Santa Cruz los Kirchner, (que ahí se hacen amigos de los Eschenazi), en la privatización de los fondos de jubilación. El mismo personal que en los ‘90 hizo estas políticas es el que continúa ahora. Hay un investigador argentino, que hoy es kirchnerista, que dice que el menemismo y todos los que estaban con el menemismo, el kirchnersimo, etc., que estaba con el menemismo, actuó de esa manera porque el gran capital lo coimeaba. No, no es que lo coimeaba, aparte de que puede haber recibido coimas. Estaban obedeciendo a políticas que aplicó el capital a nivel mundial, con diferentes grados, formas etc., pero a nivel mundial en todos lados se aplicó la misma lógica. Había que desarmar el poder de los sindicatos, había que desarmar sectores de seguridad social, había que abrir los mercados, había que someter a la presión de la competencia. Y en base a esto es que se sale entonces de la crisis. ¿De qué manera se desvalorizó la mano de obra en la salida de la crisis? Fundamentalmente con la devaluación. La devaluación, ¿qué hace? Mejora el precio de los bienes de exportación, encarece las importaciones, desde ese punto de vista genera una protección, porque abarata sustancialmente la mano de obra. O sea, la devaluación significa obtener competitividad en el mercado mundial, sin avances tecnológicos. Yo puedo competir en el mercado mundial porque fabrico equipos de alta tecnología, equipos de medicina suizos que cotizan incluso en francos suizos y que nadie pueda competir  por ser alta tecnología, o puedo competir en el mercado con baja tecnología y bajísimos salarios. La devaluación del 2001-2002 tuvo este sentido fundamental. Bajar el salario para hacer más competitivos los productos argentinos en el mercado mundial o hacer más competitivos los productos argentinos frente a las importaciones. Por eso desde el 2002 al 2007 aproximadamente, 2008, se da fuerte crecimiento pero nosotros los marxistas le llamamos a esto de tipo extensivo, ¿que quiere decir de tipo extensivo o acumulacion extensiva? la relación equipos productivos-mano de obra baja o se mantiene estancada. Es decir la inversión en equipos de alta tecnología o productiva por mano de obra se estanca. Lo digo de esta manera: una empresa puede estar trabajando con un turno. Cuando yo incorporo otro turno estoy usando más mano de obra por unidad de equipo productivo. Cuando incorporo un tercer turno, trabajo con los 3 turnos, tengo todavía más mano de obra por equipo productivo. Entonces estoy teniendo crecimiento, estoy teniendo expansión. Pero con baja inversion, o con una inversión que no es de alta tecnología. Esta es la esencia del crecimiento que se da desde 2002 a 2007-2008. Se llama crecimiento de tipo extensivo, con gran utilización de maquinaria, y por otro lado con sectores que se van quedando fuera de la inversión, fundamentalmente sector energético, infraestructura en transportes, todo ese sector con muy baja inversión. Le aplastan las tarifas, no invierten, y eso ayuda a controlar la suba de precios y a mantener el tipo de cambio alto. Progresivamente, cuando la clase trabajadora toma fuerza y poder de negociación, empieza a recuperar salarios, y otros sectores que habían quedado también con los precios atrasados, por ejemplo: salud privada, educación privada, servicios, alquileres, etc, también empiezan de a poco a subir. En general el tipo de cambio alto, es decir moneda depreciada, arrastra con el tiempo procesos inflacionarios crecientes. Cuando empieza a haber cada vez mayor inflación, esa posibilidad de competir con la moneda depreciada se va eliminando, es decir, los precios van subiendo, subiendo, subiendo  y cada vez se empieza a tener más dificultades para seguir por esa vía. Observen ustedes, hubo crecimiento por eso del 2002 a 2007-2008 con algunos cambios en relación  a los ‘90 pero con muchas continuidades. ¿Cuáles son los cambios más importantes? Se reactivan efectivamente sectores como textiles, electrodomésticos, plásticos, marroquinería y calzado, es decir, sectores transables -transables quiere decir bienes que se pueden exportar-, esos sectores se reactivan durante todo un tiempo y crecen en forma importante, pero en la industria el que más crece es el sector automóviles. ¿Por qué crece fuertemente automóviles? Porque está ligado a las exportaciones a Brasil, es decir, reanimamiento del mercado interno más exportaciones a Brasil. Observen ustedes aquí que en el tema automóviles hay una continuidad con los ‘90. El sector automotriz en argentina se reestructuró en los ‘90 en manos de grandes multinacionales, fue una de las cuestiones que hizo Cavallo con Menem. A principios de los ‘90 todo el sector automotriz estaba en crisis importante y se reactiva y se reordena en los ‘90, y hoy automoviles constituye el rubro más dinámico importante de la industria argentina y de las exportaciones de origen industrial. Está ligado a Brasil, es decir no es una industria capaz de competir en Europa o en otros países. Incluso en México tuvo problemas para competir.

Y luego crece mucho todo el complejo sojero (soja y aceite de soja), que también se había iniciado en los ‘90 - ahí tenemos otra continuidad- y crece -aunque menos que la soja- el complejo maicero, el del maíz, que también viene de los ‘90, y por supuesto también el sector minero, que también había comenzado en los ‘90. Es decir, hay profundas continuidades con los ‘90 en ese sentido. Observen ustedes que desde este punto de vista no hubo un cambio cualitativo de la estructura industrial argentina, de la estructura económica argentina. Se ha dicho que este es un modelo industrial, y que en los ‘90 era todo especulación financiera. Bueno. La participación de la industria en el producto bruto en 2012 era prácticamente la misma que en 1998: alrededor del 18%. Es decir, cuánto representa la industria en el producto bruto, en el conjunto de la economía, había subido algunas décimas nada más en 2012 con relación al ‘98, prácticamente estamos en la misma. Estas son cifras del INDEC, tomo cifras del INDEC. Se ha sostenido que en los ‘90 la hegemonía era del capital financiero y bancario. Bueno, les cuento que en realidad en 2012 la participación del sector financiero-bancario en el PBI era todavía un poco mayor que en el ‘98. No mucho, pero un poco mayor. 5,5% a 6%, una cosa por el estilo. Es decir, prácticamente no se ha movido. ¿Cuáles son los sectores, con relación a los ‘90, de los economía que más crece su participación en el PBI? Minas y canteras (con poco valor agregado) pasa del 1,5 al 3%, se duplica. El índice es bajo, la participación sigue siendo baja, pero se duplica. Y agricultura y ganadería que casi se duplica, pasa del 5 al 9.5%. Aclarando que en agricultura tenemos reducción de ganadería (el ganado bovino bajó de 58 millones cabezas a 50 millones y sigue reduciéndose), reducción de las áreas sembradas de trigo, reducción de la producción láctea en los últimos 4 años, crisis en la industria frigorífica y sojización masiva, es decir fuerte sojización. ¿Cuál es el problema de esto? Aparte del agotamiento de suelos que alargó plazo genera problemas, hay una mayor dependencia del país con relación a muy pocos productos, sobre todo soja, también maíz y derivados de soja. La estructura de las exportaciones revela bien este aspecto de que no hubo cambios cualitativos. Las exportaciones básicamente se dividen en 4 grandes sectores: Productos primarios,  manufacturas de origen agropecuario, manufacturas de origen industrial y energéticos. En realidad, las manufacturas de origen industrial, en el 2002 estaban aproximadamente en el 32%, en el 2010 estaban en el 34%, es decir andan aproximadamente en el 30, 30ypico porciento. Y se redujeron las exportaciones de combustibles. La cuenta de energía esta cada vez peor en ese sentido. En general entonces ha habido crecimiento, nosotros decimos que es crecimiento sin desarrollo, quiere decir sin cambios profundos en las estructuras productivas. El país sigue siendo claramente dependiente y atrasado. Atrasado tecnológicamente. Las exportaciones de alto valor agregado (esto es cuando tenés trabajo de ingeniería, trabajo complejo de alta tecnología) son muy pocas, casi despreciables. Y en realidad lo que está dando aire, lo que sigue dando aire es el alto precio de la soja y el maíz, pero sobre todo de la soja. Ahora está cayendo, esta semana cayó por debajo de los 500 dólares la tonelada de soja, pero se mantiene mucho más alto que en relación a los ‘90 o al 2001. En el 2001 el precio de la soja estaba a 150 dólares la tonelada. Hoy está a unos 500 dólares la tonelada. El déficit de la balanza comercial industrial (es decir la relación entre cuánto importas y cuánto exportás en productos industriales) de Argentina ronda en los 32, 33 mil millones de dólares. Moreno frena un poco, impidiendo importaciones, pero anda ahí. Con el precio de la soja del 2001, Argentina tendría un enorme déficit comercial, y con déficit comercial tenés problemas muy graves porque se te estrangula el sector interno. Este alto precio de la soja y el proceso de sojización da  un respiro importante, permite entrada de divisas. De todas maneras, los problemas serios que ha tenido de baja inversión o en infraestructura, baja inversión en transporte (ferrocarriles es un ejemplo claro, piensen ustedes por ejemplo en que hay costos crecientes por el estado de los ferrocarriles, por el estado de los aeropuertos, por el estado de los caminos), todo esto haría que la manera de muchos rubros de empezar a volver a tener competitividad seria con nuevas devaluaciones. Es decir, volvemos un poco a lo mismo. Más el hecho de que están creciendo cada vez más las importaciones de gas y combustibles. Todo esto que se hizo con Chevron es porque no hay inversión, no hubo inversión en el sector energético, entonces están tratando de generarles condiciones para que inviertan, buenas condiciones de rentabilidad y de explotación. Todo esto está haciendo que la coyuntura sea del tipo de desgaste progresivo. Es decir, una economía que no crece ya a las tasas altísimas pero tampoco entra en crisis inmediatamente, por ahora. Y una situación que se puede prolongar, (todo esto hay que ver que pasa, insisto, con los precios internacionales, ahora voy a referirme un poquitito a esto, a la situación internacional), pero con el siguiente problema para la clase dominante: son conscientes de que no pueden devaluar. Querrían devaluar, pero son conscientes de que, si devalúan en estas condiciones, hay peligro de que se acelere la espiral inflacionaria y nos vayamos camino o acercándonos a una especie de Rodrigazo, aunque no tan fuerte. El rodrigazo fue en el ‘75 una devaluación brusca y subieron tarifas de electricidad, transporte etc. Los sindicatos respondieron pidiendo aumentos salariales y se desató una espiral de tipo precios-salarios-devaluación. Entonces se entraría en una espiral muy complicada, muy dificil de controlar.

El gobierno está devaluando, fíjense ustedes que el dólar oficial lo están levantando el precio a una tasa anual ya del 25%. Este año la tasa de devaluación oficial está en el 25%. Y está devaluando por otro lado, viendo si pueden contener salarios para que los salarios queden abajo pero encuentran muchas dificultades por esto. Ojo, no toda la burguesía, todas las cámaras, están abiertamente por devaluar hoy. (Un personaje aparte siniestro, Cavallo, ya salió a decir que no hay que devaluar, etc.) Pero lo que sí empiezan a encontrar como muy dificultoso, como muy grave, es el hecho de que en la medida que el crecimiento en los 2000 se dio con tipo de cambio alto, es decir precio del dólar muy alto, y esto se ha ido erosionando por la inflación creciente, entonces empiezan a encontrarse con problemas en el sector externo.

Subrayo: hay superávit, pero de a poco se está erosionando. El superávit de estos primeros meses, el superávit comercial ha bajado un 25 o 26%. Insisto en este tema, las importaciones de energia, etc, lo están erosionando.

A esto tenemos que agregar que ha habido una enorme fuga de divisas, 80 mil millones de dólares. ¿Qué significa fuga de divisas?. Es plusvalía que no se reinvierte en el país y ha salido. O sea, otra característica de país dependiente típica: países del tercer mundo que terminan sacando los capitales, saliendo al exterior en lugar de reinvertirse, porque no encuentran condiciones o porque el marco social (yo le llamo marco social de acumulación) no les es conveniente.

¿En qué situación me parece que estamos ahora? Insisto, desde hace 4 años, 4 años y medio, la economía argentina ha entrado en una situación de relativo… no es estancamiento, pero de crecimiento muy bajo. El año pasado fue prácticamente casi estancamiento. Aquí no sabemos, hay ya una duda de nuevo de cuánto está mintiendo el INDEC en las cifras de crecimiento, porque esto ya se ha convertido en un problema muy grande. No se si escucharon que la presidenta anunció que el país había batido el récord de producción de granos, 103 millones de toneladas de granos. Bueno, dibujaron la producción de la cosecha de maíz, la dibujaron completamente. El ministerio de agricultura tenía en una semana 26 millones de toneladas y por presión de Moreno le subieron 6 millones, de 26 a 32 millones de toneladas. En una semana el Ministerio de Agricultura cambió la cifra de la producción de maíz sin dar ninguna explicación, y así anunciaron este récord. Bueno, hoy ya no se puede saber, da bastante la impresión de que han estado inflando la cifra también del PBI este año, que la están inflando bastante, pero de todas maneras hubo un cierto repunte en estos últimos 2 o 3 meses, fundamentalmente debido a que mejoró la cosecha con relación a la sequía del 2012 y a que mejoraron las exportaciones de automóviles a Brasil, otro rubro en el cual descansa mucho la industria. Pero fíjense ustedes que esto está dependiendo mucho de sectores primarios, de si hay sequía, o de si en EEUU hay sequía. En EEUU ¿cuál es el tema?, que ahora se anuncia una muy buena cosecha de soja, porque ha mejorado el tiempo, etc., y esto estaría en la base de la caída de precios que tenemos en estos momentos.

Una situación entonces donde el nivel de desocupación se mantiene en el 8%, incluso aumentó en los últimos meses, unas décimas pero aumentó. Con desocupados y subocupados (subocupados son aquellos que trabajan menos horas de las que quisieran trabajar) estamos en el 16% de la población. 16% está desocupada o subocupada, y esta cifra se mantiene estable desde hace 4 años prácticamente, no baja. Estamos entre el 15%-16% de gente con problemas muy serios de trabajo.

Un 35% de trabajo informal o precarizado, aproximadamente, con oscilaciones pero se sigue manteniendo ahí. Un 50% de la población trabajadora que antes de la actualización del salario mínimo ganaba menos de $3500 por mes. Ahora con este aumento del salario mínimo vamos a tener una mejora clara del salario, pero aquí hay que seguir un consejo que daba Marx: cuando vemos el salario, (sobre todo en Argentina que es un país con alta inflación) tenemos que tomar un periodo largo, tomar un promedio de meses. Y aparte aclaremos que hay una desocupación encubierta por el tema de los planes. Hay gente que está en los planes trabajar, diferentes planes o cooperativas que son en el fondo cuestiones de desocupación, y están figurando como ocupados.

Mi impresión, lo que yo pienso es que es muy posible que después de las elecciones empiecen a tratar de aplicar un ajuste fuerte. Es decir, hay que ver cuál es el resultado, pero la ley antiterrorista, el nombramiento de Milani, la fuerza que se le está dando a todo esto, el tratar de que el ejército tenga un rol más activo en la sociedad- no es solamente para ayudar en las villas. El acuerdo con Chevron, por otro lado. Son todas medidas, muchas bastante incoherentes (por ejemplo, quieren reactivar la inversión en base al lavado de dinero, bueno, prácticamente no se ha lavado nada) [que apuntan a la idea de un ajuste fuerte]

Yo creo que hay elementos de lumpenburguesía. Después podemos charlar de esta categoría, es una categoría que se ha usado bastante en la izquierda. Son sectores que se enriquecen a instancias del estado y que no responden exactamente a una lógica del capital, o responden con problemas, con desajustes. Yo lo que veo es que es muy posible que en esta situación empiecen a intentar hacer un ajuste, sobre todo -y aquí habría que ver cuál es la respuesta- de los sectores asalariados, porque este ajuste es muy posible que empiece a caer sobre sectores asalariados o a tratar de controlar y hacer que los salarios sobre todo crezcan menos que la inflación. Tengamos en cuenta que en estatales lo vienen logrando. Estatales en el 2012 subió los salarios un 17%, este año está en un 19 o 18% la suba de salarios, incluso han logrado gremios de estatales que firmaran por el 22 o 23% pero a un año y medio, o sea a niveles anuales es menos del 20%. Entonces creo que es muy posible que intenten medidas de ajuste o ir apretando de a poco.

Quisiera parar ahora para que abramos preguntas y discusión, pero quisiera agregar una sola cuestión sobre todo esto. Yo creo que al margen de la coyuntura, lo fundamental para nosotros, para gente marxista, de izquierda, es combinar la discusión sobre la coyuntura con los problemas estructurales más de fondo. Por un lado, tenemos un país que sigue siendo dependiente, atrasado, que en ese sentido no ha modificado cualitativamente esta estructura y con el problema más de fondo, más profundo, que es el hecho de que en este país, como en cualquier sistema capitalista, sigue habiendo una altísima tasa de explotación, que se sigue basando en sectores tremendamente sumergidos, tremendamente explotados, piensen ustedes que incluso la CTA oficialista está diciendo que la cifra de pobreza está en el 22% de la población. El observatorio de la UCA lo ubica en el 26,9%, algunos llegan a ubicar, como la CTA opositora, casi en el 30%. Es decir, esta situación creo que se va a prolongar, no hay perspectiva de que cambie a mediano o corto o plazo y toda la impresión es que, por la situación que se está viviendo y por una perspectiva de que los precios internacionales de a poco empiezan a bajar -China se está desacelerando, tiene problemas de sobreinversión y está frenando la inversión, hay un cierto crecimiento o mejora de la economia de EEUU pero tambien fortalecimiento del dólar, y esto de conjunto puede estar marcando también una reversión de los precios internacionales que hasta ahora favorecieron a Argentina. Por eso esto obligaría de conjunto a la burguesía argentina y al gobierno que esté, sean los kirchneristas o sean otros, a tratar de hacer algún ajuste para recuperar competitividad en el mercado internacional. Yo quería parar aquí y que hagamos preguntas o discusiones.

Yo quería preguntar de los ‘90, dentro de la industria, ¿qué es lo que desaparece y qué es lo que gana en productividad y perdura, y luego pasa a ser el núcleo de lo que hay hoy en día?

Es importante tu pregunta porque yo creo que sobre los ‘90 hay que superar un mito. No hay nada mejor que decir “los ‘90 fue toda especulación financiera, nosotros somos los grandes industrialistas”, olvidando además esa parte que ellos tuvieron en los ‘90. En este aspecto hay un trabajo de Matías Kulfas que yo recomiendo. Matías Kulfas es un economista de la UBA que hoy es un cuadro del kirchnerismo. Es un alto funcionario en el Banco Central y es presidente de la asociación de economistas kirchneristas, ahora no recuerdo el nombre. Matías Kulfas tiene un trabajo del ‘99 junto con otro autor. En la carátula figura Carlos Saúl Menem y Carlos Rodríguez, el que era ministro de economía. Y Kulfas explica ahí algo que es cierto, que en los ‘90 se modernizó gran parte del equipo productivo. Aclaro también: Benny Kosacoff, que no es ningún admirador de los ‘90, dice lo mismo. Y lo dijo la UIA también. ¿Qué pasó en los ‘90? Ustedes saben que desde el ‘91 se pone tipo de cambio bajo, es decir un torniquete con la convertibilidad al dólar, y la moneda argentina se apreció. Incluso -esto es medio técnico- uno podría decir que en gran parte de los ‘90 el peso estaba en lo que se llama paridad de poder de compra con Estados Unidos. ¿Qué quiere decir esto, en lenguaje sencillo? que en los ‘90 la gente viajaba a EEUU y le parecía más o menos barata la vida allá, que con 100 dólares comprabas lo mismo en Buenos Aires que en EEUU. En esta situación había mucha importación  y gran parte de la industria desapareció: textiles, máquinas-herramientas, equipos industriales. Pero las industrias que sobrevivieron con el tipo de cambio bajo importaban equipos de alta tecnología. Es decir, se tecnificaron. Un ejemplo de esto es que la UIA calculaba que gran parte del parque industrial que sobrevivió se había modernizado en el ‘99, en relación al ‘89.

Mejoró o se modernizó la producción eléctrica y el transporte eléctrico. No sé si se acuerdan, pero al final del gobierno de Alfonsín había cortes de luz permanentes y se invirtió, les dieron grandes negocios e invirtieron. Acá lo que hay que entender es que Capital invierte si tiene negocios, y estos invirtieron en esto. Y entonces aumentó la productividad con aumento de la desocupación. O sea, vos producís más con menos trabajadores. Por eso en los ‘90 aumenta la desocupación y aumenta la productividad. Se producía más con menos trabajadores, modernizando equipos. Y una gran cantidad de fábricas cerraba. En este sentido hemos asistido permanentemente a crecimientos desestructurados. No es que no hubo crecimiento, sino que los crecimientos fueron completamente desestructurados. Un ejemplo de los ‘90: en los ‘90 mientras se renovaba una parte importante del parque industrial (insisto, de las empresas que sobrevivían) toda la industria de máquinas-herramientas, que es una industria fundamental, estaba en crisis, trabajaba al 50% de capacidad. Son crecimientos desvertebrados, tremendamente desarticulados.

Bueno, Matías Kulfas señalaba esto en el ‘99. En mi opinión, esto es lo que explica por qué gran parte de la burguesía argentina estuvo con el menemismo, es decir, respondían a una lógica de clase. Lo digo de esta manera: no se debió a que había coimas solamente -hubo coimas, no quiero decir que no las hubo-, pero se debió a que en los ‘90 junto al ataque a la clase trabajadora, se hicieron procesos de inversión y de relativa modernización. Por eso yo les decía que [el proceso de crecimiento de] minería empieza ahí. Los primeros grandes convenios con Alumbrera, todas estas, empiezan en los ‘90. La sojización se profundiza y el complejo aceitero de soja en lo ‘90 crece fuerte, y el complejo automotriz que se moderniza en los ‘90. Relativamente se modernizan, porque estamos muy lejos de la Volkswagen de Alemania.

Esto hace que haya en el 2002 una ecuación extraordinaria para muchas empresas: salarios bajísimos y equipos renovados para las que habían sobrevivido, y gran capacidad ociosa, entonces sobre eso empiezan a crecer. Además tarifas energéticas frenadas, y tarifas de transporte frenadas, y gran parte de los servicios también. Fíjense ustedes que cuando Kirchner sube al gobierno la economía argentina está al 7%, 7 y pico anual, es una economía que ya estaba disparada. Yo discutiendo con un amigo kirchnerista le dije -porque los kirchneristas siempre dicen que el gran crecimiento es del 2003 en adelante- yo le dije a ver, nombrame una medida, una sola que te acuerdes, importante, que haya tomado Kirchner en junio, julio del 2003, que haya permitido un gran crecimiento, que haya revertido la situación. No podía nombrar ninguna. Es decir, se sigue la misma política, ya estaba lanzada, por eso Lavagna sigue todo un tiempo más prácticamente con la misma política. Esto tenía hasta cierto punto algo de automático, ese repunte con salarios bajísimos, estaban todas las condiciones para que volvieran a meterse.

Hoy sectores que están invirtiendo son sectores de alta rentabilidad. Todo el agribusiness, por ejemplo, todo el sector agrario, Monsanto, fábricas de tractores, Syngenta en semillas, todo ese sector invierte. Sector automotriz ha seguido invirtiendo, ligado a los negocios de Brasil. No es que hoy haya estancamiento completo sino que vuelve a ser un crecimiento desarticulado, pero por otro lado tenes energético sin inversión hasta ahora, y tratando de tirar manotazos, toda la infraestructura sin inversion o con muy poca inversión, no hablemos de problemas ambientales que siguen siendo tremendamente desatendidos, no solamente el Riachuelo sino redes cloacales, redes sanitarias, toda la educación -han puesto dinero pero la educación está en situación crítica. No sé si ustedes sabian que actualmente hay menos egresados de colegios secundarios de la escuela pública que en 2003. Vuelvo a esto, son crecimientos muy desarticulados.

  • saludos

    alert(“Hola Mundo!”);