Leer Más..." />

Análisis de coyuntura. Unas palabras sobre su importancia y algunos elementos para comenzar a realizarlo - Red Libertaria

Texto basado en una nota de Gramsci

Hasta el momento, un elemento en el cual nuestra militancia ha tenido problemas para avanzar colectivamente, es en el área del análisis de coyuntura. Muchas veces, llamamos de este modo al punto del temario en el que debatimos notiicas de actualidad. Y si bien la el análisis de coyuntura está relacionado con la actualidad y tiene a las noticias como uno de sus insumos básicos, no se agota ahí. Un análisis de coyuntura es algo más complejo que la simple discusión de las noticias del diario.

La idea de coyuntura se asocia con relación o vinculación. Designa algo que está unido, o mejor dicho, articulado con otra cosa. Puede ser también la ocasión de realizar algo. Por ejemplo, podríamos decir: “En estas condiciones o circunstancias no me animo a organizar un reclamo en el trabajo”. Aquí, las nociones de condiciones o circunstancias designan el conjunto articulado o al menos concurrente de hechos o fenómenos.
De esto se desprende que el análisis de coyuntura debe buscar ordenar esas noticias que leemos de modo de presentar el cuadro completo de la situación analizada. Si en el diario leemos una noticia referente, por ejemplo, a los piquetes organizados por la “mesa de enlace” durante 2008, para comprender su significado deberemos ordenar ese dato dentro de un contexto general más amplio y complejo: crisis económica internacional; imposibilidad de la Argentina de acceder al mercado de capitales; vencimiento de pago de deuda; aumento de los precios internacionales de commodities alimenticios producto de la especulación; búsqueda por parte de la burguesía rural de mantener y acaparar la ganancia extraordinaria que significa lo anterior; cómo afecta esto a la clase trabajadora y demás sectores del pueblo, etc.
Lo importante de la comprensión de este cuadro de situación es que no constituye un fin en sí mismo. Un análisis de coyuntura es una herramienta imprescindible de la acción política. El análisis de coyuntura solo sirve en la medida de que nos permita actuar de la manera más adecuada, más eficiente. Esto es, que nos permite llegar a nuestros objetivos economizando la cantidad de esfuerzos. Realizar un buen análisis de coyuntura nos permitirá intervenir en la realidad correctamente. Es imprescindible para determinar las tácticas adecuadas, qué tipo de acciones emprender y cómo encararlas. Al momento de realizar una campaña de agitación, qué decir en nuestras consignas y cómo decirlo para ser comprendidos por las masas. Cuando no analizamos la coyuntura, podemos caer en desviaciones de la acción política tales como el voluntarismo, el catastrofismo o en el economicismo.
Por ende, todo análisis de coyuntura se realiza para conocer el ambiente en que nos movemos. Nos marca las contradicciones existentes entre las distintas fuerzas sociales y las tendencias de conflicto en curso. Y de este conocimiento, debemos derivar las acciones de nuestra política.

A modo de ejemplo, podríamos preguntarnos cuál es el mejor momento para intervenir en el ámbito sindical, con fines de promover la organización gremial de base, clasista. ¿Cualquier momento es el más adecuado (en términos de eficiencia) para realizarlo? Creemos que no. Hay momentos en que podemos realizar acciones en que tendremos mejores resultados que en otros. Por ejemplo, en los momentos previos a las paritarias, en que en los gremios discute con la patronal los aumentos salariales, así como todas las condiciones de trabajo (jornada, niveles de productividad, medidas de seguridad, etc.), las posibilidades de intervenir se multiplican. En este momento, casi todos los trabajadores de nuestro gremio estarán discutiendo sobre el tema. Según como avancen las negociaciones, la burocracia sindical mostrará de qué lado está, la patronal se pone firme. La contradicción entre los trabajadores y patrones se agudiza y hay mayor permeabilidad a nuestra agitación, mayores posibilidades de entablar el diálogo con nuestros compañeros y de que vean la necesidad de la organización. Si nosotros tenemos un conocimiento cabal sobre las condiciones generales de nuestra rama de producción, podremos pensar en reivindicaciones que partiendo de lo general busquen dar una respuesta a todo el sector, etc. Otra situación que puede permitir esto es un conflicto gremial importante, como lo fue el conflicto de los trabajadores de Kraft durante 2009.

Para resumir, podemos decir:

  1. El análisis de coyuntura es el conocimiento de las fuerzas sociales y sus tendencias en un determinado momento.
  2. La realidad es compleja pero puede ser conocida.
  3. Un adecuado conocimiento de la realidad nos permitirá insertarnos correctamente en la realidad y orientar su cambio en función de nuestras necesidades e intereses.

Algunos elementos para comenzar nuestros análisis de coyuntura

A la hora de analizar la coyuntura hay que partir de la concepción de que la realidad se encuentra jerárquicamente ordenada. Que hay ciertos factores que ocupan lugares determinantes. Y que ciertas contradicciones son más importantes que otras.

En este sentido, todo análisis de coyuntura debe partir de una caracterización de las condiciones estructurales, objetivas de la sociedad que estamos analizando. Por condiciones objetivas deben entenderse aquellas variables de la sociedad que pueden ser cuantificables. Esto es, el grado de desarrollo de las fuerzas productivas, así como las clases sociales fundamentales de la sociedad. Las condiciones de ocupación, en qué tareas lo hacen, cuántos, dónde.
Por ejemplo, al analizar la realidad argentina, es importante saber cuáles son las actividades económicas más importantes, que determinan los procesos de acumulación de capitales, cuántos trabajadores se ocupan en estas actividades y donde se ocupan. Un buen conocimiento de esta realidad, nos permitirá en un primer momento descartar una estrategia que ponga su eje en la lucha del campesinado, sobre la base de la identidad de pueblo originario, ya que es un grupo social marginal al proceso de acumulación en el territorio (cosa que no ocurre en los países andinos). Otra variable a analizar son los niveles de desocupación, ingreso, etc.

Un segundo nivel, es el nivel de la relación de fuerzas políticas. Esto es, la valoración del grado de homogeneidad, autoconciencia y organización alcanzado por los distintos grupos sociales. Este nivel puede ser dividido en tres momentos.

El primero y más elemental es el económico corporativo. Esto es, cuando se siente la unidad homogénea del grupo profesional y la necesidad de organizarla, pero no se identifica aún con el conjunto de su clase. Podríamos entenderlo con un ejemplo más claro. El conflicto de los trabajadores de un mismo gremio, que tienen conciencia de ser miembros del mismo y de la necesidad de su organización, pero no se sienten parte de la clase trabajadora en su conjunto.
En el segundo momento hay una conciencia de la identidad del conjunto de la clase, pero aún en el plano meramente económico. Se busca la integración al sistema, en mejores condiciones.
En el tercer momento hay conciencia de que los intereses de la clase superan los intereses inmediatamente económicos y penetran en el plano de la conciencia política.

Otro elemento a tener en cuenta a la hora de analizar una coyuntura es la diferencia entre los movimientos orgánicos (aquellos que son relativamente permanentes) de los movimientos ocasionales, accidentales. Estos segundos movimientos dependen de los primeros, pero no tienen gran significado histórico. Dan lugar a la crítica política mezquina, dirigiéndose a los pequeños grupos dirigentes y a las personalidades que tienen la responsabilidad inmediata del poder. En cambio, los movimiento orgánicos dan lugar a la crítica histórico social que se dirige a las clases fundamentales, más allá de las personalidades.
Esto lo podemos entender mejor si analizamos claramente la coyuntura de 2001 en la Argentina. Si nos posicionamos en el plano más ocasional podremos ver la crisis político institucional como un conflicto entre el aparato bonaerense del PJ que inició una serie de saqueos con el fin de hacerse con el poder. Un análisis más profundo de los determinantes estructurales, de los distintos grupos sociales, nos hablarán de la existencia de un conflicto entre dos fracciones de la burguesía (la financiera, que basaba su acumulación en la especulación, y la gran burguesía industrial, basada en la producción) y el conflicto en torno a cómo afrontar la crisis: dolarización (programa de la rama financiera) y devaluación (programa de la rama industrial). La destitución de De la Rua, y la sucesión de Rodríguez Saá y Duhalde se deben, en última instancia, a los conflictos entre estas dos fracciones burguesas. Un análisis que se queda en lo ocasional, lo superficial, dirá que todo fue responsabilidad de Duhalde (por ejemplo, Lilita Carrió).
En este punto es importante señalar: cuando discutimos la política nacional, debemos tener cuidado de no analizar los fenómenos ocasionales aislados de las determinantes estructurales. Este es el modo en que habitualmente se nos presentan en los medios burgueses: como peleas y/o alianzas de dirigentes. En realidad los partidos burgueses no hacen más que representar los intereses de distintas fracciones de la burguesía. Muchas veces, las peleas entre los distintos partidos, o incluso las internas, son los conflictos de los dirigentes por promoverse como el personal político de un determinado programa burgués.

¿Cómo ordenar nuestros análisis de coyuntura?

A partir de aquí trataremos de dar algunas herramientas para ordenar nuestros análisis. Debemos diferenciar los siguientes niveles.

  1. Analizar la estructura económica:
    • Variables macroeconómicas.
    • Nivel de inversión y áreas de la misma
    • Niveles de ocupación
    • Etc.
  2. Al momento de analizar los intereses y programas burgueses:
    • Conocer los programas de las distintas organizaciones corporativas patronales, las cuales, habitualmente representan a distintas fracciones o capas de la burguesía: Sociedad Rural, Federación Agraria, Unión Industrial, Confederación General Económica, Asociación Empresaria Argentina, etc.
    • Analizar los conflictos y/o alianzas entre estas corporaciones.
    • Relación de las mismas con el gobierno y los partidos de la oposición.
  3. Al momento de analizar los partidos burgueses:
    • Analizar al partido en el gobierno, su programa, qué intereses económicos representan (relación con las distintas corporaciones patronales).
    • Analizar los partidos de la oposición, sus programas, qué intereses económicos representan (relaciones con las distintas corporaciones patronales).
  4. Al momento de analizar a la clase trabajadora:
    • Condiciones objetivas de trabajo y de vida.
    • Niveles de organización y conciencia. Esto es: cómo y porqué reivindicaciones lucha. Relación con las organizaciones políticas del régimen y las de izquierda. Relación con la burocracia sindical.
    • Niveles de autonomía política.
    • Alianza con otros sectores populares: estudiantes, vecinos, campesinos, etc.

El presente esquema, debe ser enriquecido con más aportes, pero creemos que son un puntapié para iniciar la sistematización en este sentido.