Leer Más..." />

Construcción del Programa - FeL

El presente texto intenta explicar cuáles son las partes constitutivas de un programa y cuál es la forma de elaborar cada una de sus partes de forma que sirva a los militantes en la construcción del mismo.

Antes de pasar a la explicación punto por punto, hay tres elementos que es fundamental tener en cuenta para entender cuáles son las características del programa particular que corresponde a una organización de tendencia como el Frente de Estudiantes Libertarios. En primer lugar, el programa del FeL -en tanto organización de tendencia estudiantil– está inscrito dentro del programa libertario; esto quiere decir que el programa del FeL, es decir, sus objetivos, estrategias y tácticas son específicas del ámbito de militancia de nuestra organización, pero a la vez es una parte de un programa mayor, que aspira a la revolución social como medio para la construcción de una sociedad comunista y libertaria. En segundo lugar, que a la hora de definir el programa, hay que considerar dos aspectos indisolubles pero distinguibles: por un lado, el programa en tanto influencia política y objetivos que en éste sentido queremos lograr; y, por el otro, el programa en tanto tareas que nos damos para nuestra organización en tanto estructura (objetivos y estrategias de crecimiento cuantitativo, de formación, de relacionamiento, propaganda, etc.). Como se dijo, estos dos aspectos son distinguibles pero indisolubles, en tanto la capacidad de influencia y conducción política de nuestra organización está en directa relación con nuestra presencia e inserción, por dar un ejemplo. Por último, es de importancia señalar que los elementos que constituyen el programa están interrelacionados entre sí, de arriba hacia abajo y en relación directa con las caracterizaciones respectivas. Así, todo el marco estratégico se elabora para alcanzar los objetivos finales y en correlato con la caracterización general; las estrategias para el periodo tienen su razón de ser tanto para alcanzar las estrategias generales como ser el marco de acción dentro de las características particulares del periodo; y así sucesivamente. El programa, como ya se ha señalado en minutas anteriores, no es un documento fijo e invariable, sino que, de hecho, su efectividad y su coherencia dependen directamente del análisis de la realidad material, y debe –en ese sentido –estar abierto a cambios en tanto la realidad material cambia (según patrones de acumulación, regímenes políticos, etapas de flujo o reflujo, etc.).

  1. Objetivos finales: Son los objetivos que tiene la organización y que “justifican” su existencia. Estos están también en directa relación con el programa libertario en términos generales y con sus objetivos.
  2. Caracterización: Es la definición general sobre el sistema capitalista y nuestro medio de militancia en particular, esto es, establecer cuáles son las características distintivas del modo de producción, el rol del Estado, el rol de la educación (con las particularidades de cada nivel) en el sistema capitalista, etc.; es, en definitiva, el diagnóstico que nos permite establecer cuáles son los medios adecuados para alcanzar nuestros objetivos finales.
  3. Ejes estratégicos fundamentales: Son los lineamientos generales a través de los cuales queremos llegar a nuestros objetivos. En cierta medida son equivalentes a parte de nuestros acuerdos y son el marco que determina cuáles son las estrategias y tácticas específicas que la organización permite darse y considera que son las correctas.
  4. Caracterización del periodo: Para saber cómo llegar a esos complejos objetivos, cómo alcanzarlos, es necesario saber en dónde estamos parados. Cuáles son las características del capitalismo, qué particularidades tiene su periodo actual, cómo responde la realidad nacional a ese periodo del capitalismo y qué momento está atravesando la clase obrera argentina; cuáles son las características del medio en el que militamos (con las distinciones pertinentes), cuál es la política educativa del periodo, cuál es el estado de las fuerzas del movimiento estudiantil, cuáles son nuestras capacidades, cuáles son las distintas fuerzas que operan en su interior, con qué aliados podemos contar, son algunas de las preguntas que debemos respondernos para saber cuál es el terreno en el que operamos. Este periodo, por supuesto, es relativo; puede ser definido en términos del patrón de acumulación capitalista como de las gestiones gubernamentales o de la política general que se da a la educación.
  5. Estrategias para el periodo: Luego de la caracterización, ya definido el periodo en el que estamos, es fundamental definir qué queremos de nuestra militancia para el mismo. Cuál es el aporte que como estudiantes libertarios podemos hacer para avanzar hacia nuestras estrategias generales, dadas las características generales del periodo.
  6. Caracterización de los espacios particulares de militancia: Una vez definidas las cuestiones generales antes descritas, hace falta comenzar a perfilar el trabajo hacia los lugares específicos y concretos en los que se tiene inserción, así como darse políticas para llegar a lugares en los que no se tiene inserción pero que se consideran estratégicos para la construcción de los objetivos del periodo (y, por lo tanto, de los objetivos finales). Para ello, hace falta definir dichos lugares; en esto consiste la caracterización.
  7. Estrategias y tácticas: Dada la caracterización, los objetivos y las estrategias para el periodo, se debe especificar cuáles serán los medios por los cuales se llegará a ellas. En este punto la diferenciación entre estrategias y tácticas particulares de cada lugar de militancia puede ser un tanto difusa, pero una posible distinción podría ser entre un frente de militancia propio del FeL (universidad, terciario, secundario), al que se aplica una estrategia, y un espacio específico (la Facultad de Filosofía y letras, por ejemplo), ante la cual se despliegan tácticas.
  8. Análisis de coyuntura: Una coyuntura es un periodo de tiempo relativamente corto marcado por hitos particulares, un cambio en la correlación de fuerzas, etc. En general, se le denomina coyuntura a los periodos álgidos de movilizaciones, pero bien una coyuntura puede ser, como se dijo, un estado particular de la correlación de fuerzas en un lugar en particular o un cambio en el escenario sin que esto implique un cambio en el periodo. Podríamos decir que un periodo está compuesto por diferentes coyunturas, sobre las que es necesario operar de acuerdo a sus características en pos de los objetivos generales y todo el entramado programático.