¿Qué es el comunismo libertario?

Published on agosto 2nd, 2011

Texto escrito por los compañeros y compañeras de Chile de la revista Política y Sociedad (ex Hombre y Sociedad), y revisado por el FeL Argentina en base a su propuesta militante y a sus discusiones teórico-políticas.

El comunismo libertario es una doctrina revolucionaria que lucha por la superación de la actual sociedad basada en la explotación, la opresión, el autoritarismo y la pobreza. Luchamos por una sociedad que se funde bajo el principio de “de cada cual según sus necesidades”, en la cual se haya eliminado la propiedad privada de los medios productivos y a la clase (patronal) que vive a costa del trabajo ajeno, pasando los medios de producción y distribución a manos del conjunto del pueblo y su gestión a manos de la colectividad de trabajadores directamente involucrados en él. Del mismo modo, queremos poner los inmensos avances de la sociedad actual no para satisfacer las ansias de ganancia y acumulación de unos pocos según la lógica del mercado, sino para satisfacer las necesidades de todos. Reorientando el trabajo en este sentido, verdaderamente útil y creador, podremos alcanzar el objetivo final de la abolición del sistema del trabajo asalariado, en el cual no se nos permite gozar del fruto de nuestra labor, sino que éste está destinado a enriquecer a la burguesía. Del mismo modo queremos refundar las relaciones sociales sobre bases federativas, desde abajo hacia arriba, desde las unidades básicas a las más complejas, de modo que podamos volver a ser dueños de nuestras vidas y no nos veamos sometidos al papel de ejecutores de voluntades externas. Demandamos la participación real en todos los aspectos que nos incumben en nuestras vidas, activa y conciente. Esto implica la abolición del Estado, como un organismo centralizado, cupular y enajenador del poder popular. Sólo de esta forma, podremos crear una vida llena de sentido y dignidad en la cual no tenga cabida el egoísmo, la explotación, la pobreza ni la opresión en ninguna de sus formas. Una vida en la cual la solidaridad y la dignidad impregnen todos los aspectos de nuestra existencia. Pero esto no ocurrirá sólo con buenas intenciones. Hay que generar las condiciones materiales para que esto ocurra. Y estas condiciones sólo se pueden generar mediante la revolución social y la práctica de la acción directa, ya que tendremos que enfrentar la enconada oposición de quienes hoy detentan los privilegios.

Para alcanzar este fin, es necesario que quienes sostenemos estas aspiraciones, los libertarios, nos organicemos en todos los espacios en que nos desenvolvamos, ayudando en ellos a prefigurar el mundo por el que luchamos y ayudando a que nuestras organizaciones sean herramientas de transformación social. Ello implica que debemos participar activamente en nuestras sindicatos, centros y federaciones estudiantiles, agrupaciones barriales o coyunturales, impulsando en ellas nuestra orientación. Del mismo modo, implica que nos organicemos en agrupaciones de carácter político revolucionario, con el fin explícito de desarrollar nuestras políticas, bajo principios unitarios (tanto en la teoría como en la práctica) y federativos, y con disciplina.

Nuestra meta, la sociedad comunista libertaria, no es algo que tenemos que esperar a que un día suceda espontáneamente. No se trata de una utopía. Se trata de un norte alcanzable, cuyas raíces se encuentran clavadas en nuestra propia sociedad y es necesario que desarrollemos los elementos que la hagan posible. Este norte se materializa a cada momento en la lucha, se hace real y presente en la medida en que construimos poder popular, en la medida en que desarrollamos las potencialidades asociativas, organizativas y de lucha de nuestra clase. En fin, esta sociedad se prefigura, en la medida en que luchamos por acabar con el capitalismo, a la vez que sentamos las bases de un nueva vida.

Frente de Estudiantes Libertarios

La izquierda libertaria creando poder estudiantil